Foto: Captura

Lourdes Vásquez

Guanajuato.- La diputada de Morena Magdalena Rosales Cruz insistió en que se debe contar con un nuevo titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) que cambié el “papel de simulación” que ha venido haciendo dicha instancia, pues “no se puede permitir que esta siga siendo una tapadera de las prácticas degradantes de políticos guanajuatenses”.

En el marco del Día de Internacional de los Derechos Humanos, la legisladora morenista manifestó que en el Congreso del Estado se tiene una agenda pendiente con el tema, pues en la Comisión de Justicia continúa atorada la propuesta para la creación de la Fiscalía Especializada en Delitos contra las Mujeres, así el matrimonio igualitario y atender el punto de acuerdo presentado para la declaratoria de la Alerta de Género en la entidad, pese a que el Congreso local presume de estar a la vanguardia en el tema.

No obstante, señaló que “de manera desafortunada” el tema de derechos humanos se ha convertido en el tema de moda y se ha tomado a la ligera.

Guanajuato en crisis de derechos humanos

“El estado de Guanajuato atraviesa por una de las peores crisis de derechos humanos en su historia: vivimos entre homicidios, feminicidios, desapariciones, abusos de autoridad, represión a la libertad de expresión, trata de seres humanos y un triste y largo etcétera”, mencionó en sesión del Pleno del Legislativo.

Dijo que en este contexto se da la elección del nuevo procurador de los Derechos Humanos, quien tiene como reto cambiar el papel que se ha venido haciendo.

“Tenemos una procuraduría omisa y blanda, por lo que debemos hacer un proceso de selección verdaderamente riguroso y transparente para que el nuevo titular vele y realmente procure y garantice los derechos humanos en Guanajuato. Nos mantendremos vigilantes exigiendo que se dejen de emitir recomendaciones simples y a modo cuando se dan caso de violaciones de derechos”, sentenció.

Finalmente se pronunció porque el deber de los legisladores es garantizar que, quien encabece dicha institución, sea un garante en la protección ante cualquier violación a derechos humanos cometida en la entidad.

NDR