Efraín Calixtro López, candidato de Morena a la alcaldía de Xichú, a principios de 2018 tenía  apenas 24 años; recién había terminado la carrera de topógrafo, luego de algunos empleos en el ámbito de la construcción ya mostraba inquietudes por emprender su propio negocio en ese ramo. 

A mediados de ese año también le comenzó a sonreír la suerte en la política, para lo cual no tenía ninguna formación, pero siendo el ahijado de la senadora leonesa ‘Malú’ Micher dejó sierra adentro cuando ‘Malú’ en 1995 buscó la gubernatura del estado de Guanajuato. Al triunfo de López Obrador en la presidencia de la República y con el cobijo de su ‘madrina’, desde antes de la toma de posesión se convirtió en una de las personas muy cercanas a la ludovicense Arisbeth García Monjarás, quien favorecida por sus lazos afectivos presidenciales pronto se hizo visible y adquirió poder. Cuando ella asumió el cargo de subdelegada de la Secretaría del Bienestar, Efraín se incorporó, junto con otros familiares, a la nómina de los Servidores de la Nación. Tenía una función relevante en esa red, permaneció ahí hasta poco antes del escándalo con el programa ‘La Escuela es Nuestra’.  

En su campaña, este candidato de Morena ha mostrado conocer los lenguajes de la obra pública y divulga pronunciamientos contra los ‘moches’ y otras corruptelas. Sin embargo, no ha revelado ningún dato concreto, ni ha hecho alusión directa a las redes de corrupción estructuradas en su propio municipio que controlan esos presupuestos públicos, las cuales bien conoce, pues incluso uno de sus hermanos estuvo en la plantilla de Xichú como ‘supervisor de obra’ cuando menos durante dos trienios recientes.  

Una investigación de esta columna encontró una posible explicación a su silencio: documentos oficiales obtenidos en plataformas de transparencia,  muestran indicios de que en el segundo semestre de 2018, Efraín Calixtro habría sido parte de la red de prestanombres del exalcalde y contratista xichulense Perfecto González, quien en la última década, a la par de sus funciones como servidor público, ha sido beneficiario de contratos en varios municipios del noreste. 

Los hechos… 

En Santa Catarina, no sólo la actual alcaldesa con licencia Sonia García, ha tenido  una estrecha relación de negocios con Perfecto González, lo mismo hizo el anterior alcalde, también panista, Lázaro Cárdenas Cabrera. Esto siempre articulado y operado a  través de Marciano Vázquez, quien se ha encargado del trabajo en tierra, de los expedientes técnicos y de facturar las obras en varios casos a  través de terceros.   

A cuatro meses de terminar el trienio de Lázaro (2015-2018), sin ninguna trayectoria profesional en ese municipio se le otorgaron a Efraín Calixtro López, cinco “adjudicaciones directas”, éste aportó un domicilio fiscal de la localidad Adjuntas, en Xichú Gto. Se trataba de obras a realizar en diversas comunidades de Santa Catarina en el segundo semestre de 2018. Los contratos fueron los siguientes: pavimentación de calle (PMSC/DOPM/AD/PIDMC/34/18), techado de plaza (PMSC/DOPM/AD/PIESCC/46/18), construcción de puente peatonal (PMSC/DOPM/AD/CC/65/18), cuartos dormitorio (PMSC/DOPM/AD/RAMO33/66/18), plataforma para gimnasio al aire libre (PMSC/DOPM/AD/CC/67/18 ). En los documentos aparece con la doble función de ‘contratista’ e ‘ingeniero residente’. La suma total de las operaciones fue por un  total de 2 millones 776 mil 854 pesos. 

En el apartado ‘Declara el contratista’ se afirma que “reúne la organización administrativa, recursos humanos y técnicos, tiene capacidad técnica, experiencia y condiciones económicas…”.  Sin embargo, todo indica que esa declaración no fue veraz, pues diversas fuentes consultadas en su círculo cercano, confirmaron que por esas fechas el joven Calixtro sólo contaba con su equipo de topografía,  por lo que resulta improbable que, sin tener maquinaria, herramienta, ni infraestructura propia, hubiera podido ejecutar por sí mismo dichos  contratos; además, según las temporalidades de inicio y término, dos de esas obras las debía realizar entre junio y agosto, y tres simultáneamente en sólo dos meses: del  1 de octubre al  29 de noviembre de ese año. Por otra parte, él mismo se encargó de dejar múltiples evidencias de que en ese  lapso dedicaba su tiempo a realizar, al lado de Arisbeth García, una activa labor pública en el umbral del comienzo del gobierno de López Obrador.   

“El que la hizo fue Chano”… 

Diversos testimonios obtenidos en cuatro localidades donde se realizaron las obras ponen en duda que Calixtro  haya sido el ejecutor: en El Chapín, junto a un puente colgante, un letrero enuncia: ‘Contratista: ing. Efraín Calixtro López’. Sin embargo, entrevistado para esta investigación, el delegado de la comunidad que desempeña ese cargo desde la pasada administración,  afirmó que no lo conoce “como que ese nombre no me suena”; el único contratista xichulense que recordó ha estado por ahí es ‘Chano’ (refiriéndose a Marciano Vázquez), al que identifican porque les ha realizado empedrados de calle.  

En la comunidad vecina, la Rusia, donde oficialmente construyó una plataforma para gimnasio, la delegada tampoco  lo identificó. Luego, en Los Martínez, una localidad en las montañas altas de apenas 50 habitantes, donde se supondría pavimentó una calle, ni la delegada de entonces, ni otros pobladores pudieron recordarlo.  

 Para la obra denominada ‘Construcción de techado en Plaza Santa Rosa’, con un costo de 795 mil 219 pesos, Calixtro expidió las facturas con folios 11, 18, 22 y 23. Sin embargo, vecinos de las inmediaciones no lo identifican y un proveedor de materiales que vive a escasos metros del lugar, aseguró enfático: “aquí el que traía ese trabajo era Marciano, a ese Efraín no lo ubico, ni el apellido había escuchado.  ‘Chano’, fue el que trajo ese trabajo y supe que arriba en Complejo trajo una calle, otras obras en la Faja, en Paredes, Loma del Copudo…”. Igualmente, Divisadero pudo confirmar, con observadores de la vida pública local, que Marciano Vázquez era quien estaba pendiente en Presidencia del seguimiento de los trámites. 

El que rubrica los cinco contratos como director de obra pública, Víctor Hugo Hernández, actualmente ejerce esa misma función pero en el municipio de Tierra Blanca. Por su parte, otros dos firmantes, el exalcalde Lázaro Cárdenas, y el entonces secretario de Ayuntamiento, Eduardo Ibarra, dejaron hace muy poco al PAN y ahora son fervientes morenistas.  

Al que firma como ‘el contratista’, Efraín Calixtro López, tres años después de esas transacciones, su ‘madrina’ ‘Malú’ Micher lo impuso como el candidato de Morena a la alcaldía de Xichú. Su planilla, por cierto, está muy nutrida de Siervos de la Nación.

 “Le está yendo muy bien”, habría dicho respecto a Efraín a finales de 2018 una funcionaria pública y contadora que en su despacho particular le llevaba las cuentas.   

Ya en pocos días se sabrá, si en las urnas le va tan “bien”, como con esos cinco contratos.