Lourdes Vázquez

Guanajuato.- La diputada local de Morena, Alma Alcaraz Hernández, presentó una iniciativa para crear la Ley de Austeridad Republicana y Ahorro para el Estado y sus municipios, con la que se busca limitar los gastos innecesarios y evitar que se sigan generando gastos suntuosos.

Expuso que los recursos públicos deben ser utilizados de forma eficiente por los servidores públicos, evitando despilfarros y gastos innecesarios, por lo que dijo los diputados están obligados a legislar para asegurarse que el recurso sea utilizado en beneficio de la ciudadanía.

Tras denunciar que mientras que a la Comisión Estatal de Atención Integral a Víctimas “en este Estado que está ensangrentado” no se le destinan ni 18 millones de pesos a áreas como Comunicación Social se destinaron en este año, más de 165 millones de pesos, la legisladora dijo que “no podemos continuar manteniendo gastos excesivos en conceptos como publicidad personal del gobernador en el detrimento de la cultura, turismo, medio ambiente, combate a la delincuencia y violencia de género, el manejo de las finanzas públicas del Estado dista mucho de ser austero”.

Añadió que el gobernador Diego Sinhué Rodríguez gana más de 157 mil pesos mensuales libres de impuestos, lo que representa 45 mil pesos más que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, y reprochó el salario que perciben los legisladores locales, pues dijo que el Congreso del Estado tampoco ha querido ajustarse a ello.

Por ello dijo que su propuesta busca limitar los gastos innecesarios en contratación de personal, telefonía, papelería, servicios de fotocopiado o bienes informáticos, pero también busca evitar gastos excesivos en la compra o renta de vehículos de lujo y blindados, boletos de avión de primera clase, viáticos y hospedajes; así como prohibir la contratación de seguros de gastos médicos mayores y de vida, bonos o percepciones extraordinarias con cargo al erario público.

La propuesta también incluye la obligación de crear programas para racionalizar el uso de agua y energía eléctrica con lo que se busca contribuir al cuidado del medio ambiente y generar ahorros presupuestales.

A decir de Alma Alcaraz, estas medidas no afectarán el funcionamiento de las dependencias y entes públicos: “tampoco vamos a decir que se van a morir de hambre” y que por el contrario lo que se pretende es aumentar la eficiencia de la administración pública y propuso que el Congreso reciba de forma mensual un reporte sobre los ahorros y estos se destinarían a favor de la población.

“No podemos permitir que continúen las malas prácticas administrativas que han llevado a malgastar millones de pesos en papelería, publicidad, bonos, seguros o tolerando a funcionarios públicos que, haciendo uso de su encargo, derrochan el dinero que tienen a su cargo y financian sus privilegios a costa de lo público”.

La iniciativa fue turnada a la Comisión de Hacienda y Fiscalización para su análisis.