Fernando Velázquez

León.- En medio de indicadores que presagian la llegada de una tercera ola de contagios de Covid-19, se abre paso una alternativa más para controlar la pandemia: el molnupiravir.

Años atrás, este medicamento comenzó a desarrollarse con el objeto de tratar enfermedades ocasionadas por virus del tipo RNA, como la influenza; sin embargo, su camino se vio truncado ante la aparición del oseltamivir, que a la postre se volvió genérico y, por ende, no era rentable continuar con la investigación.

No obstante, al llegar la pandemia de Covid-19, enfermedad ocasionada también por un virus RNA, este medicamento se probó en laboratorio y dio resultados positivos en sus primeras dos fases, por lo que ahora ya está en estudios de fase 3, la última prueba antes que pueda ser aplicado en pacientes.

El infectólogo y director del Hospital Regional de Alta Especialidad del Bajío (HRAEB), Juan Luis Mosqueda, explicó que este medicamento serviría para tratar los casos leves de Covid-19, en donde los pacientes prácticamente no presentan síntomas, e impediría que contagiaran a otras personas.

“Adicionalmente, en los casos que acabamos de conocer, es que el paciente mejora más rápidamente, no se complican, pero además la cantidad de virus baja muy rápidamente y esa caída es de beneficio individual porque el paciente mejora, pero también deja de contagiar, entonces ayudaría en muchos aspectos”, dijo.

El HRAEB se une

Refirió que en el Congreso Europeo de Infectología realizado este mes, se presentaron los últimos avances de la fase 3 del molnupiravir, que fueron “bastante buenos”, tales que el Gobierno de Estados Unidos ya firmó un contrato con MSD, farmacéutica que desarrolla el medicamento, para comprarlo en cuanto sea aprobado.

“Va generando expectativas este medicamento, en EEUU ya el Departamento de Salud ya tiene un contrato con MSD para la compra del medicamento en caso de que todo salga bien, o sea, ya están apartando porque en algún momento va a pasar como con las vacunas, que todo mundo va a querer”, dijo.

Juan Luis Mosqueda añadió que la fase 3, que se prevé concluya en octubre, requiere de probar el medicamento en un total de 1 mil 850 pacientes entre los distintos países que participan en ella. México es uno de ellos.

De hecho, el HRAEB suma ya dos pacientes que se unieron como voluntarios. Los requisitos son: además de prueba confirmatoria de Covid-19, que no hayan transcurrido más de 5 días desde que comenzaron los síntomas y tener algún factor de riesgo, ya sea por edad o alguna enfermedad crónica.

ndr