Redacción

Rusia.- Un chico ruso Mikhail Litvin, con casi 5 millones de seguidores en su canal de YouTube y suele subir videos que se hacen virales en redes sociales sorprendiendo a sus fans, esta vez el joven quemó un Mercedes-AMG GT 63 S porque su taller no le dio la respuesta a un mal funcionamiento que traía consigo el motor deportivo alemán V8 y 640 Hp.

Litvin sacó unos galones del maletero y comenzó a rociarlas sobre el automóvil para prenderle fuego. El video  ya cuenta con más de 10 millones de visitas, incluido 1 millón de “me gusta” y 44.000 “dislikes”. El costo de este coche deportivo es de unos 160 millones de dólares estadounidenses.

No es la primera vez que el YouTuber ruso se vuelve loco, a finales del año pasado había dejado caer un Mercedes-AMG G 63 desde una altura de 300 metros solo porque se le dio la gana y así se divierte.

*Con información de Debate

AC