Agencias

Miami.- En varias ciudades del país miles de estadounidenses se manifestaron para denunciar el racismo contra los asiáticos, días después de que un hombre atacó varios salones de masajes de propiedad asiática en el estado de Georgia.

Hubo protestas en las principales ciudades, incluida Atlanta, donde ocurrió el tiroteo, Nueva York y Washington. Xin Hua, una mujer asiática-estadounidense, dijo estar “realmente enojada” porque la Policía de Atlanta aún no ha dicho que el tiroteo fue por motivos raciales.

“El hecho es que seis mujeres asiáticas fueron asesinadas”, dijo la mujer de 37 años en Washington.

El atacante, Robert Aaron Long, fue arrestado el martes después de abrir fuego en tres salones de masajes asiáticos en Atlanta y en los suburbios de la ciudad. Long admitió ser el responsable de los ataques y fue acusado de asesinato.

Durante su interrogatorio, Long negó que tuviera motivos raciales, y en cambio alegó que tenía una adicción sexual y quería “eliminar” una tentación. “No soy tu tentación”, se leía en el letrero que llevaba Kat, una mujer asiática-estadounidense en la protesta de Washington el domingo.

LC