Jazmín Castro

León.- El secretario del Migrante y Enlace Internacional Juan Hernández dio a conocer que de los 105 migrantes que atendieron, 15 solicitaron que se les diera el estatus de refugiado.

“Aquí lo están tramitando, pero no necesariamente se quedarían en Guanajuato las Naciones Unidas los envía a diferentes lugares del país dependiendo donde se les encuentra empleo o familias que estén dispuestos a apoyarlos”, resaltó.

Lee más aquí: Migrantes dejan caravana en Guanajuato y piden recepción como refugiados

En su momento Paola Monroy Flores, asociada de protección de la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), dijo que se coadyuba con los tres niveles de gobierno para garantizar los derechos de las personas que son refugiadas o solicitante de la condición de refugiados en México.

Sin embargo, quien se encargan de autorizar y determinar que son refugiados es la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR).

Juan Hernández recordó que los migrantes fueron canalizados a Guanajuato por el Instituto Nacional de Migración y son provenientes de Honduras, El Salvador, Nicaragua, Venezuela, Haití y Chile, entre otros.

También lee: Migrantes reúnen fuerza en León para seguir buscando un futuro

Además, se les entregó un permiso humanitario para estar en México de manera regular hasta por un año y aunque ya se marchó la mayoría dos días después, sólo se quedó una familia de 11 integrantes porque una menor de edad estuvo en el hospital por una neumonía y una mujer embarazada de ocho meses tuvo que estar en observación.

Finalmente dijo que Guanajuato cuenta con la capacidad para acoger a los migrantes y donde existen empresas que pueden brindarles empleo, pero dijo que lo más seguro es que no se quede ninguno.

Pasan ‘de largo’ en Salamanca

El encargado de la Casa del Migrante ‘San Carlos Borromeo’, Miguel Ángel Ramírez indicó que el sitio continúa con baja afluencia de atención luego de que los usuarios prefieren seguir su ruta y no desplazarse a las instalaciones a recibir apoyo, aunque se espera que con el cambio de semáforo para la reactivación económica a verde y se ‘normalicen’ los servicios.

Ramírez señaló que continúa siendo baja la atención que se brinda debido a que los migrantes, a su paso por Salamanca, prefieren no desviar el camino hasta la colonia Constelación en la zona sur de la ciudad donde se ubican, luego de que la vías del ferrocarril pasan por la zona centro, además de que están en proceso de abrir la casa al 100% luego de que estaba restringido por la pandemia.

“Creemos que son varios factores, uno puede ser la distancia y que los migrantes ya no se quedan en la ciudad por varios días porque lo que quieren es llegar pronto a la frontera; y la otra puede ser porque todavía estamos en proceso de abrir todo el servicio de la casa con el cambio de semáforo”, dijo.

“En las últimas semanas se han atendido hasta uno o dos migrantes a la semana y en ocasiones cinco o en familia, pero la cifra es variable y baja a comparación de antes de la pandemia, cuando se llegaban a tener hasta 30 migrantes a la semana. También hay que recordar que por la pandemia no se permitía pernoctar y sólo se les brindaba alimento, atención médica, su kit de aseo personal y ropa. Nos estamos preparando para abrir los dormitorios, porque no importa si son pocos y muchos los que necesitan de apoyo, vamos a estar preparados”, mencionó.

LC