Sigue su marcha la caravana hondureña

La caravana de migrantes podía verse al lado de la carretera pidiendo apoyo para transportarse, ya que aseguran que no desean quedarse del municipio ya que los “levantan y obligan a delinquir”

Luz Zárate

Celaya.- El éxodo de hondureños que han viajado desde el sur del país hizo parada en Celaya para descansar y este sábado continuaron su camino hacia el norte, pues anhelan llegar pronto a Estados Unidos. Están seguros que al ser miles de migrantes juntos, los dejarán entrar así como sucedió en la frontera con Estados Unidos.

Desde las seis de la mañana y hasta el mediodía de este sábado, decenas de migrantes estuvieron pasando por la autopista Celaya-Salamanca y se detenían justo a la altura del Puente Capufe para pedir ‘raite’.

“Me vine de Honduras porque allá la violencia es fuere, tenemos que pagar renta a los maras, matan a nuestros hijos, vengo con mi hija, ella trae tres niños y yo dos, vienen tres hombres con nosotras y en el camino nos hemos ido uniendo con más. Es duro, aquí en Celaya nos paramos y ni agua nos han dado, nadie nos ha ayudado nada”, dijo Luz Luna de 48 años.

José Duvon platicó que venía en la caravana que hizo parada en Querétaro, pero el camión los dejó en Celaya y en esta ciudad no se quieren quedar, prefieren irse de largo a Irapuato, pues han escuchado que en este municipio “levantan migrantes y los obligan a delinquir”.

“Vamos de pasada, nos hemos ido de ‘raite’ de una ciudad a otra, ahorita estamos esperando a ver quién nos lleva a Irapuato y quedarnos ahí, los mexicanos nos han tratado bien, y las autoridades nos han cuidado, pero la verdad no nos queremos quedar en Celaya, mejor nos seguimos, ya tenemos prisa. Queremos entrar todos en grupo a Estados Unidos, allá vamos a llegar y estamos seguros que sí podremos entrar”, señaló.

Diferentes grupos de migrantes se encontraron en la autopista Celaya-Querétaro, donde se detenían a esperar que alguien les diera ‘raite’, pero los que no lo consiguieron se siguieron caminando a pie hasta Irapuato donde pretenden quedarse a descansar.

Se van cabizbajos porque no los apoyaron con transporte

Unos 170 migrantes centroamericanos provenientes en su mayoría de Honduras se instalaron durante tres días en el albergue ABBA donde les dieron techo, comida y sustento durante tres días, ellos dijeron sentirse muy agradecidos con los celayenses, pero les hubiera gustado que el gobierno los apoyara con transporte.

Desde el miércoles pidieron apoyo a Protección Civil y la Secretaría de Seguridad Ciudadana para que los apoyaran con transporte, pues dentro de la caravana van niños y mujeres, pero nunca les dijeron siquiera una respuesta negativa, por lo que estuvieron con la esperanza que al final los ayudaran.

“Nos dijeron del Gobierno que nos iban a ayudar y estuvimos esperando, no pudo el gobierno ayudarnos, no importa, nos esperamos tres días en Celaya y ya nos vamos tenemos que seguir nuestro camino, ya vamos a la mitad y esperamos que nos dejen entrar a todos”, platicó Miguel Guirón, uno de sus coordinadores.

Y tras la negativa del municipio de apoyarlos con el transporte salieron este sábado del albergue ABBA y caminaron por algunas calles de Celaya, se enfilaron a la autopista y se fueron caminando rumbo a Irapuato, ellos a diferencia de otros grupos de migrantes, no esperaron que tráileres o camiones los ayudaran a movilizarse, pues no se quieren separar.

“Queremos que los mismos que salimos de Honduras, queremos llegar juntos allá, si pedimos raite nos vamos a empezar a separar y salimos juntos llegamos juntos. Nos vamos a ir caminando a Irapuato y con la voluntad e Dios llegaremos a Tijuana”, externó Miguel, quien es estudiante universitario, pero salió huyendo de su país porque tenía amenazas de muerte.