Lourdes Vázquez

Guanajuato.- Los diputados locales de Morena buscan prohibir la venta de comida chatarra y de refrescos a menores de edad en escuelas, en todo tipo de tiendas e incluso mediante máquinas expendedoras.

Lo anterior a través de una iniciativa de reforma a la Ley de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes del Estado de Guanajuato a fin de regular la venta de alimentos con altos contenidos calóricos a menores de edad, derivado de los altos índices de obesidad y diabetes en la entidad; la propuesta fue presentada por Magdalena Rosales Cruz, Ernesto Prieto Gallardo y Raúl Márquez Albo.

La iniciativa presentada también establece la prohibición en la distribución, donación, regalo, suministro de bebidas azucaradas y alimentos envasados de alto contenido calórico a menores de edad, pero señala que quedarán exentas de estas prohibiciones las personas que realicen lo anterior en calidad de madres, padres o tutores legales hacia sus hijas e hijos o  menores de edad bajo su tutela.

En su exposición, Magdalena Rosales Cruz dijo que en medio de la pandemia se ha evidenciado la vulnerabilidad de la sociedad y del ser humano, por lo que entre las principales consecuencias de una mala alimentación se encuentra el desarrollo de diabetes, hipertensión y obesidad, comorbilidades que más han afectado a quienes se contagian de Covid-19.

Señaló que de acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Diabetes en Guanajuato, la entidad se ubica en el sexto estado con mayor número de muertes por diabetes y que según cifras dadas por el secretario de Salud de Guanajuato, Daniel Díaz Martínez en la entidad hay 102 mil 759 pacientes en tratamientos contra la diabetes y que 90 mil personas tienen diagnóstico de obesidad.

Esto mientras que en lo que se refiere a obesidad y sobre peso infantil, Guanajuato está entre los primeros estados del país de acuerdo con la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición del 2018.

Ante esto panorama, la legisladora morenista señaló que es fundamental que se reconozca el derecho a una alimentación saludable y esto debe ir acompañado de medidas legislativas y políticas públicas que ayuden a resolver los graves problemas de salud que implica en las infancias el consumo de productos ultra procesados y con alto nivel calórico, por ello es que se propone la prohibición de distribuir estos productos y suministrarlos a menores de edad.