México subastará más zonas de exploración de petróleo

El secretario de energía, Pedro Joaquín Coldwell, señaló que Ronda Uno generará 168 mil empleos. Foto: Especial

El proyecto incluye 96 áreas para exploración y 237 campos para extracción ubicados en una superficie de 235.000 km2

AFP

MÉXICO, DF.- El gobierno de México aumentó este miércoles su oferta de áreas de exploración de hidrocarburos para la inversión privada de cara a los próximos cinco años, después de que compañías expresaron su interés por una ampliación a pesar de la poca demanda en las primeras subastas.

Con esta estrategia, México aspira a impulsar la producción de Pemex. Foto: Especial
Con esta estrategia, México aspira a impulsar la producción de Pemex. Foto: Especial

La versión definitiva del Plan Quinquenal de Licitaciones para la Exploración y Extracción de Hidrocarburos 2015-2019 “incluye 96 áreas para exploración y 237 campos para extracción ubicados en una superficie de 235.000 km2”, informó el secretario de Energía, Pedro Joaquín Coldwell, durante un mensaje a medios en Ciudad de México.

Esta oferta representa un aumento de 32% en la superficie a subastar con respecto al plan provisional que el gobierno había presentado en julio.

Desde entonces, los inversionistas han expresado su interés por nuevas áreas, por lo que la versión definitiva del plan gubernamental “considera una modificación en áreas de exploración”, explicó de su lado Lourdes Melgar, subsecretaria de hidrocarburos.

La funcionaria precisó que los campos de extracción se mantienen sin cambios y que el aumento de la superficie corresponde a la extensión de áreas para exploración propuestas originalmente y a la inclusión de nuevas zonas para este mismo fin.

El nuevo plan, “modificable cada año, dota al sector de una perspectiva de mediano plazo que da certidumbre a los particulares”, estimó Coldwell.

México afronta desde hace años una drástica baja de la producción de la petrolera estatal Petróleos Mexicanos (Pemex), lo que llevó al gobierno a impulsar en 2013 una reforma energética que abrió este sector monopolizado a la inversión privada nacional y extranjera por primera vez en más de 75 años.

Con esta estrategia, México aspira a impulsar la producción de Pemex, la mayor compañía del país y vital para sus finanzas públicas, que cayó de los 3,4 millones de barriles diarios en 2004 a los 2,2 millones en el segundo trimestre de 2015.

Tras la reforma, el gobierno ha celebrado dos licitaciones: en la primera -en julio- sólo pudo adjudicar dos de los 14 campos petroleros ofertados, mientras que en la segunda -en septiembre- concretó tres contratos.

“Estos primeros cinco contratos esperamos que atraigan inversiones al país en los próximos años de alrededor de 5.800 millones de dólares”, dijo Coldwell.

Comentarios

Comentarios