Agencias

Ciudad de México.- El canciller Marcelo Ebrard encabezó hoy ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, órgano que México preside este mes, un debate sobre el tráfico de armas en el que hizo un llamado a combatir este fenómeno y reforzar compromisos, buscando la cooperación del sector privado.

En el debate ‘Impacto del desvío y tráfico de armas para la paz y la seguridad’, Ebrard advirtió que “el tráfico ilícito y desvío de armas pequeñas y ligeras es una amenaza a la paz y seguridad internacionales” que afecta “gravemente, y en múltiples dimensiones”, a la sociedad civil.

“Se trata de un fenómeno global que afecta gravemente a la población civil, propicia la violencia, genera desplazamientos de personas que desean escapar de contextos de seguridad”.

El canciller mexicano reconoció que Naciones Unidas ha hecho muchos esfuerzos en el tema del control de armas, sin embargo, advirtió que “son insuficientes”.

Acuerdos como el Protocolo Contra el Tráfico Ilícito de Armas de Fuego, el Tratado Sobre el Comercio de Armas, junto con otras labores específicas del Consejo de Seguridad para el monitoreo de los embargos de armas, señaló, “muestran la disposición de abordar integralmente este reto”.

Sin embargo, mencionó un elemento que, considera México, aún está faltando es la participación del sector privado.

Lee también: Biden y AMLO combatirán tráfico de armas

“Los actores privados deben contribuir con acciones de regulación a fin de frenar el desvío de armas que comercializan para asegurarse que las armas no lleguen a manos criminales”, dijo.

Como ejemplo, mencionó que cada día alrededor de 500 personas pierden la vida y 2 mil quedan heridas por disparos de armas de fuego en el mundo. Y en el caso de Latinoamérica, alertó, las cifras de muertos o heridos por armas de fuego son mayores que en zonas de conflicto armado.

Propician violencia sexual

El tráfico de armas, enfatizó, tiene también un “impacto desproporcionado” en las mujeres, niños y niñas. El funcionario mexicano llamó a reconocer “las repercusiones de género derivadas del desvío y tráfico de estas armas, incluyendo violencia sexual”.

“¿Qué mejor manera de prevenir conflictos armados que evitando el tráfico de armas pequeñas y ligeras?”, cuestionó.

Pero para poder hacerlo, es importante la participación del sector privado. Ebrard criticó que mientras la violencia crece, “las compañías productoras y distribuidoras de armas mantienen ingresos abundantes y en ascenso”.

De hecho, aseguró que “si no hubiera disponibilidad casi ilimitada —de las armas—, la mayoría de conflictos tendrían más oportunidad de soluciones pacíficas”. Conflictos como los que ocurren Myanmar, Somalia o Yemen, continuó, serían muy diferentes si hubiera mayor control de armas transfronterizo.

Te puede interesar: México demanda a empresas de EUA por “facilitar el tráfico ilegal de armas”

Ebrard mencionó la demanda que México presentó ‘México contra armerías en Estados Unidas’ por lo que considera que “prácticas negligentes” en la venta de armas que, acotó, “generan daños graves para nuestras sociedades”. Por ello, para el gobierno mexicano este litigio es “una cuestión de principio y una obligación moral por los daños causados a las familias, así las armas estén clasificadas como ligeras”.

La argumentación de Ebrard concluyó con un “contundente llamado” para que se establezca y mejore el monitoreo de las armas. En ese sentido, calificó de elemento crucial “animar a los sectores privados a establecer mecanismos de autorregulación para evitar propiciar el tráfico ilícito de sus productos”.

Los actores privados, concluyó el mexicano, “deben contribuir con acciones de regulación a fin de frenar el desvío de armas que comercializan para asegurarse que las armas no lleguen a manos criminales”.

ac