La enfermedad tiene suficientes elementos y matices para convertirla en una atracción social en la lucha por la vida, con sus características nuevas, las secuelas que todavía “no están debidamente estudiadas”. El síndrome de fatiga que se produce en el ex enfermo del Covid-19, dolor en las articulaciones, falta de aire, la tos y también un impacto psicológico que provoca distracción. O sea, una amalgama de temas para enganchar a la comunidad en la cuestión por la vía preventiva.     

Y las medidas sanitarias las convirtieron en una moda, quitándoles sus contenidos preventivos, cuando la cultura de la higiene, propuesta con el arribo de la influenza no emergía; entonces centraron sus esfuerzos en el tercer nivel de atención, esperar a los contagiados -enfermos- en los hospitales readaptados para curarlos y encarar ahí la enfermedad, pero se fueron saturando y hubo de volver “obligatorio” el cubrebocas.

Y claro, había que hacer propaganda oficial: se colocaron entonces los logos, se escogieron los colores, y los vivos que llevarían de parte de la sociedad; el modesto cubrebocas ganó en diseño, más colores y hasta donde la imaginería permitía se reprodujeron como nuevas máscaras, para colección. Los funcionarios de casi todas las entidades sacaron a relucir un cubrebocas en sintonía con el ropaje, la prueba que andan a la moda impuesta por la pandemia inducida por el Covid-19 en 2020.

La enfermedad tiene suficientes elementos y matices para convertirla en una atracción social en la lucha por la vida, con sus características nuevas, las secuelas que todavía “no están debidamente estudiadas”. El síndrome de fatiga que se produce en el ex enfermo del Covid-19, dolor en las articulaciones, falta de aire, la tos y también un impacto psicológico que provoca distracción. O sea, una amalgama de temas para enganchar a la comunidad en la cuestión por la vía preventiva.     

Pero también las instancias de salud pública, incluido el sistema de seguridad social, deberán de reiniciar la regularización de los servicios, porque los rezagos en la atención de las personas con enfermedades crónicas degenerativas se volvieron complejos; existen las formas de implementar los programas para comunicar a esos pacientes qué se estará haciendo para “trascender” las emergencias de la pandemia. Pero tampoco se deben retrasar las aplicaciones de vacunas a las personas, por ejemplo contra la influenza, un programa que arrancó en el mes de octubre, aún en diciembre se está invitando para inocularlo.              

Mientras, la enfermedad que tiene más de un año entre la humanidad es poco conocida, pues el debate se “centró” como parte de la política gubernamental para desactivar los estragos provocados en materias de salud, economía, educación y en casi todos los órdenes, incluido el ejercicio del poder, en especial la toma de decisiones. En Guanajuato, la obsesión del gobernador del estado, Diego Sinhue Rodríguez, y su secretario de salud, Daniel Díaz, se ancló en volver al alumnado a las aulas y a clases presenciales por su cuenta y riesgo, de los padres de familias y sus profesores o para quienes lo deseen.

Desde Palacio Nacional, el jefe del Ejecutivo aprovechó para recrear la adversidad, tratando de obnubilar una realidad con frases populares para ponderar la pandemia frente a los graves problemas nacionales que la 4ª Transformación, no conseguía enfrentar como la inseguridad, impunidad y la economía, colocó el “nos cayó como anillo al dedo” bautizando el territorio nacional de alto riesgo por la enfermedad en abril, en escenario de la hilaridad.

Infodemia y privilegios

La clase política nacional participó fuertemente en la grilla partidaria y produjo la inmensidad de mensajes adversos a la atención en salud y de la vida, pues fueron convirtiendo los discursos gubernamentales en retahíla de protocolos para romper cadenas de contagios. Desde el mes de junio se acompañó con famoso “plan de nueva normalidad” de aplicación voluntaria, implementada desde la Federación. En el Salón Tesorería de Palacio, López Obrador, insistió que estábamos en el “estelar de la democracia” y en esa etapa no habría medidas coercitivas. Llegó el semáforo de colores.

A pesar de que los reportes de contagios y decesos, los programas de gobierno no fueron ajustados a las condiciones que la enfermedad ha impuesto con base a los incrementos y estudios que fueron presentados conforme han venido avanzando los contagios con los efectos fatales. El testimonio sobre el menosprecio de las acciones preventivas es palpable, se percibe en las mañaneras y las entrevistas de los viernes del gobierno local; el cubrebocas no consigue encubrir los discursos mal articulados sin elementos para reforzar la campaña.

Al privilegiarse los aspectos diferentes a la prevención del coronavirus, se le abandonó, además, se dejó de preparar a los gobernados para la cultura de la higiene porque la auto ingesta de medicamentos se sigue empleando, analgésicos, antibióticos, antivirales, antinflamatorios, etc. La falta de control también interviene, aunque las medidas higiénicas utilizadas contra la influenza hace años sean las mismas.

No se puede perder más tiempo en las grillas políticas.

TOPOGRAFÍA

Altimetría. Tercia mayor

Hubo humo blanco en el Congreso del Estado. La terna de postulantes que será presentada para la designación del titular de la Procuraduría de los Derechos Humanos del Estado de Guanajuato (PDHEG) la integran: Karla Gabriela Alcaraz Olvera, José Manuel Ramos Robles y Vicente Esqueda Méndez. La Comisión de Derechos Humanos y Atención a Grupos Vulnerables recibió a los aspirantes y revisó sus propuestas para dejar fuera a dos por procedibilidad; entrevistó a los ocho y evaluó. La terna será votada el miércoles y la ganadora o ganador, será investido el jueves 17 de diciembre.

Aunque la balanza pudiera “estar cargada” hacia el ex Magistrado del Tribunal de lo Contencioso Administrativo, Esqueda, debido a múltiples razones en especial del orden político, no se descarta una decisión de último momento; aunque la mayoría panista trae los votos para escoger.

Planimetría. Que repite Navarro

El referente de La Cañada obtenido la noche de serenata a la guadalupana: dieron luz verde al alcalde panista, Alejandro Navarro Saldaña para que pueda reelegirse. Para librar alguna contraorden, este domingo se inscribe a fin de competir por la candidatura, a las diez de la mañana se contempla el acto en el partido conservador PAN. En la semana, 18 próximo, lo hará la planilla pues aún no está al punto.

En la semana, previo al milagro guadalupano sabatino, el presidente municipal cuevanense había sido ungido presidente de la Asociación Nacional de Ciudades Mexicanas del Patrimonio Mundial en territorio de Luis Alberto Villarreal, alcalde de San Miguel de Allende, quien también estaría a horas de anunciar su registro por la reelección.

Lo que falta entre los liderazgos panistas es amarrar con acuerdos las sillas del Ayuntamiento, en el entendido que el diputado federal, Juan Carlos Romero Hicks, también quiere reelegirse; faltaría una mujer para competir en el distrito local con cabecera en Guanajuato Capital. Por lo pronto, ahí le dieron banderazo al operativo Guadalupe-Reyes.