Staff Correo

Guanajuato.- Por 30 pesos la consulta o una aportación voluntaria, los médicos que laboran en los consultorios de las farmacias exponen su vida cada día al estar en el primer frente de batalla contra el coronavirus. Muchos de ellos son el primer vínculo de atención médica de centenas de enfermos de la covid-19, por ello piden ser considerados en el esquema de vacunación contra el coronavirus.

Detrás de una mampara de plástico, vestidos con una bata azul, lentes de seguridad, careta, cubrebocas y guantes de látex, a diario atienden a decenas de pacientes que acuden a las farmacias que ofrecen consulta médica. La mayoría de los médicos que trabajan en estos establecimientos son profesionales de la salud que no han podido ingresar al sector público o que requieren un segundo ingreso.

Por un sueldo que varía desde los 9 mil y hasta los 13 mil pesos mensuales, los médicos de las farmacias tienen que atender a todo aquel paciente que llegue durante su jornada de 8 horas, no importando si es evidente que requiere atención especializada.

“Nosotros tenemos la indicación que se le tiene que atender a todo aquel que venga, y aunque no me lo impusiera la empresa es mi labor como médico atenderlos, pero sí es muy grave su estado de salud los mandamos de inmediato a que vayan a un hospital del sector público porque es una enfermedad muy cara y aquí sólo es atención primaria, la mayoría de la gente que viene aquí es porque no tiene mucho dinero; y al menos yo estoy aquí porque necesito mantener a mis hijos, soy madre soltera pero sí me da mucho miedo contagiarme, nos toca ver a muchos pacientes que ya vienen mal y por supuesto urge que nos vacunen”, platicó Sandra, quien da consultas en una farmacia.

Contacto con el virus

Pero el riesgo también está en los consultorios particulares y no solo en las farmacias. Rubén Alcántara, quien ejerce la medicina desde hace 22 años aproximadamente en el municipio de Doctor Mora, se suma a la petición de que sean vacunados los médicos que trabajan fuera del sector salud gubernamental.

“Esperemos se nos tome en cuenta para seguir con nuestro trabajo de proteger y servir a nuestros pacientes, y poder salvaguardar nuestra salud dentro de nuestra familia y pacientes”, resaltó el médico quien aseguró que, en su caso, ya le ha tocado atender pacientes con covid-19, pues este tipo de consultorios muchas veces son el primer punto que visitan muchos de los pacientes que a la postre dan positivo.

Más consultas… y riesgo

El expresidente del Colegio de médicos de Irapuato, J. Refugio Lara Barrón, urgió al gobierno federal a incluir en la estrategia de vacunación a este sector de la población que precisamente a consecuencia de la pandemia ha registrado un incremento de consultas hasta del 200% debido a la saturación en las instituciones públicas de salud.

“Me parece que un desacierto muy alto de la autoridad federal, hay que tomar en cuenta que finalmente si los médicos empezamos a caer como moscas porque si ha pasado mucho, pues se va a quedar desprotegida gran parte de la población, debe de haber si no ha habido un llamado de atención hacia esta área, a los médicos privados, de empresas que estamos más desprotegidos que nunca”, dijo Lara Barrón.

Desde marzo del año pasado cuando inició la pandemia por coronavirus a la fecha, a causa de la saturación en hospitales públicos, las consultas en unidades privadas se incrementaron hasta un 200% porque los pacientes recurrieron a médicos particulares para ser atendidos, según estimó Lara Barrón.

“Estamos en la primera línea de batalla aunque no estemos en una institución de como el IMSS, ISSSTE, Sedena, salubridad y se dan cuenta pues muchos pacientes dejaron de ir a estas instituciones por miedo al contagio, entonces nosotros como médicos privados aumentó la consulta y este tipo de pacientes”, apuntó.

Varios médicos consultados coinciden en que sí hay colegas suyos que han enfermado de coronavirus, incluso algunos dejaron de trabajar por miedo a contagiarse, pero otros han seguido laborando por la necesidad económica.

“Hay trato desigual”

El presidente del Colegio de Médicos Internistas en León, César Alberto Moreno Cervantes, lamentó que el programa de vacunación anticovid organizado por la Federación avanza bastante lento en el sector médico, pero sobre todo, no involucra a los doctores y enfermeras que trabajan en el sector privado.

Indicó que es evidente el trato desigual entre el personal médico de instituciones públicas y los que solo atienden de forma particular, a pesar de que estos últimos también tratan a pacientes con el nuevo coronavirus y están expuestos a infectarse.

“Entiendo yo que se les dé prioridad a los colegas de nivel institucional, pero no se ha atendido de igual manera a los que trabajan a nivel particular, y por supuesto que ellos también atienden pacientes con covid y a ellos no se les ha dado la misma atención que a los de nivel institucional; y de hecho en los del sector público ni siquiera se ha logrado la cobertura completa”, dijo.

Señaló que a través de colegios que agrupan a todos los médicos y que tienen representación a nivel nacional, se han dirigido cartas al secretario de Salud, Jorge Alcocer, así como al subsecretario Hugo López-Gatell, para que se destinen vacunas también para el sector privado, sin que hasta ahora haya una respuesta positiva.

También dentistas

El Colegio de Cirujanos Dentistas de Celaya se sumó a la petición de que sean vacunados contra el covid-19, debido a que sus labor es también de alto riesgo de contagio.

Maribel Huerta Urbina, presidenta del Colegio de Cirujanos Dentistas de Celaya, explicó que de acuerdo con la Secretaría de Salud y su guía de acción para el trabajo contra Covid-19, se les clasifica en tipo de riesgo muy alto. Por lo que, el colegio emitió una carta el 14 de enero dirigida al secretario de salud del estado de Guanajuato, Daniel Díaz Martínez y el 15 de enero la ADM (Asociación Dental Mexicana) emitió otra misiva dirigida al Subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López Gatell y al presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador para solicitar que se les tome en cuenta en la jornada de vacunación para el personal médico, sin que hasta el momento haber recibido una respuesta positiva.

“Lamentamos mucho esta situación por no ser considerados como primera línea en la vacunación al ser una profesión de alto riesgo para covid-19”, señaló Huerta Urbina.

**Con información de: Luz Zárate, Enrique Pérez, Nancy Venegas y Fernando Velázquez