Roberto Lira

Celaya.- Aunque reconoció que Celaya vive un nivel de violencia muy alto, el obispo Benjamín Castillo Plascencia, señaló que no es la ciudad más violenta del mundo y la medición que así lo dio a conocer tiene datos imprecisos.

El pasado martes el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal presentó su ranking de las 50 ciudades más peligrosas del mundo, donde siete municipios de México se encuentran entre los más violentos, siendo Celaya la que encabeza el listado con una tasa de 109.83 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Al respecto, el prelado celayense comentó que este ranking es una difamación para el municipio, pues incluso en el estado y el país hay ciudades más peligrosas que Celaya, sin embargo, reconoció que se debe trabajar en no estar en estos conteos. 

Asimismo, Benjamín Castillo puso de ejemplo comunidades como Aguililla en Michoacán donde se tiene tomado el pueblo por la delincuencia organizada o el estado de Guerrero donde se ha incorporado a niños a los grupos de autodefensas como sitios más peligrosos que Celaya.

“Saben que no es cierto, sí hay violencia, incluso aquí mismo hay ciudades más violentas, hemos dicho que es muy grave el problema de esto, tenemos que trabajar, ciertamente es una difamación muy fuerte por cálculos mal hechos, cifras mal tomadas, pero eso no es pretexto para que siga creciendo”, comentó Castillo Plascencia.

El obispo reconoció que en Celaya se vive una situación muy delicada en cuanto a inseguridad, y se tiene que evitar seguir subiendo en estos rankings e hizo un llamado a las autoridades para que no bajen la guardia y sigan trabajando para mejorar la seguridad.

La inseguridad es una realidad, acepta prelado Irapuato

El obispo de Irapuato Enrique Díaz Díaz consideró que la violencia que azota al estado de Guanajuato es una realidad que se vive día a día y que se tiene que afrontar, más allá de querer o no aparecer en los primeros lugares de un estudio.

Ante el primer y quinto lugar que ocupa Celaya e Irapuato en el estudio de las ‘ciudades más violentas del mundo’, el obispo de Irapuato, consideró que estar dentro de ese ranking es triste y difícil de afrontar.

“Es triste, es difícil pero es parte de esta realidad que debemos de afrontar. Ponen a ciudades del estado de Guanajuato entre las peligrosas y más violentas, lo hemos vivido esta semana, aquí mismo nosotros en Irapuato, se ha vivido estos crímenes tan dolosos y nos falta trabajar mucho”, puntualizó el obispo irapuatense.

El líder religioso recordó que la paz se construye entre todos, desde el ámbito en el que se encuentre, ya sea la escuela, la Iglesia, pero sobretodo el hogar, en donde comienza más fuerte la violencia.

“Preocupante sí (estar dentro del top ten de ciudades violentas), que a veces no quisiera una aparecer en estos lugares que preocupa y nos ocupa en estar luchando y encontrar caminos de paz”, consideró.

Te podría interesar:

SZ