1.- Nuevos cambios, mismos criterios

En la dinámica del gobierno de Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, para rescatar periódicamente a aquellos personajes afines que gradualmente se han quedado sin trabajo en instancias públicas, sobre todo de León, nuevamente hubo cambios en el gobierno estatal.

De inicio, se confirmó la salida de Mauricio Usabiaga Díaz Barriga, quien ya se notaba desdibujado en su cargo como secretario de Desarrollo Económico Sustentable (SDES); se decía que ya había expresado su deseo de renunciar. En su lugar, un viejo conocido, Ramón Alfaro Gómez, regresa al cargo que desempeñó alguna vez por intermediación de su exjefe, Héctor López Santillana.

Alfaro ya tenía algunos meses opinando alegremente de diversos temas, vaya, hasta de la extracción del litio cuando Correo buscaba respuestas sobre la viabilidad de explotar ese elemento en territorio estatal. Desde su encargo como subsecretario de Empleo y Formación Laboral, no había tema que no abordara.

En otro cambio, el Instituto de Planeación del Estado de Guanajuato (Iplaneg) ahora será dirigido por Graciela Amaro Hernández quien por 14 años dirigió el Instituto Municipal de Planeación (Implan) en León. Llega con la fama de ser una funcionaria eficiente, sin embargo, también como una figura apegada a los designios oficiales, que no siempre van acordes con la planeación.

Justo días antes de que ‘Chela’ Amaro terminara su gestión en el Implan, Guadalupe Robles León protagonizó un escándalo por la supuesta fiesta privada, que presuntamente organizó con recursos de la Feria de León que dirigió durante la controversial gestión de Juan Carlos Muñoz Márquez como presidente de su patronato.

Bueno, pues ahora ‘Lupita’ Robles es rescatada como subsecretaría de Turismo bajo las órdenes de Juan José Álvarez Brunel, a pesar de tener una investigación en proceso, precisamente por el famoso convite desarrollado durante un concierto que promovió en las instalaciones de la Feria.

Los cambios son completados por la llegada de José Jesús Correa Ramírez al Instituto de Alfabetización y Educación Básica para Adultos (Inaeba), quien estuvo varios años fuera de la función pública.

Así las cosas, la única certeza es la que se reparte entre afines y correligionarios.

Mauricio Usabiaga Díaz Barriga

Ver nota: Se va Usabiaga: designan a Ramón Alfaro como nuevo titular de la SDES

2.- Municipio de León: la laicidad es letra muerta

Para el gobierno municipal que encabeza Alejandra Gutiérrez Campos no hay empacho para regresar a las viejas prácticas político-religiosas, aquellas que al filo de la navaja combinan los asuntos del conservadurismo con el ejercicio de gobierno.

Ayer, sin necesidad de una coyuntura aparente, la administración municipal organizó junto al Consejo Interreligioso del Estado de Guanajuato y la Fundación Conciencia Nacional por la Libertad Religiosa A.C., un anticlimático foro para promover la ‘Libertad Religiosa como un derecho humano’ que nadie ha cuestionado.

Aunque el evento se proponía promover una ‘cultura de la paz’, el momento fue aprovechado para abogar por los derechos políticos de los sacerdotes, contando con el secretario del Ayuntamiento de León, Jorge Jiménez Lona, como su principal promotor. De hecho, se llevó el día criticando la Leyes de Reforma al considerar que menoscabaron los privilegios de los ministros.

Incluso, Juan Rodríguez Alba, vicepresidente del Consejo Interreligioso del Estado de Guanajuato y representante del arzobispo Alfonso Cortés Contreras, habló de “combatir las ideologías proabortistas” con el aval en la práctica de los diputados locales del PAN.

Los funcionarios panistas se dieron vuelo a favor de la Iglesia en tres páneles: sobre libertad religiosa, de expresión y objeción de conciencia, esta última argumentada para que los médicos tengan posibilidad de negarse a la interrupción el embarazo.

En la ficha informativa del evento, el gobierno estatal fue anunciado como colaborador del evento, pero la secretaria de Gobierno -y clara aspirante a la gubernatura-, Libia Denisse García Muñoz Ledo, afirmó que asistieron como invitados, claro, se trató nada más de cinco del Municipio de León y cinco estatales, panistas todos ellos, haciendo los honores a los ministros.

Menuda forma de pedir libertad religiosa, por encima de la obligada laicidad del estado.

Mauricio Usabiaga Díaz Barriga

Ver nota: ¿Sacerdotes en la política? Foro de libertad religiosa en León lo ve como una posibilidad

3.- Tauromaquia: otra simulación anticipada

Foto: Toros en el mundo

El debate sobre la prohibición de la tauromaquia en Guanajuato, se aborda con una nueva simulación. Supuestamente se abre el debate sobre esta medida que en otros estados está vigente, pero la verdad es que el grupo mayoritario del PAN en el Congreso local ya tiene una definición tomada.

No importan las contradicciones legales que persisten entre la legislación y los instrumentos del Poder Ejecutivo, como la anómala convivencia de una Ley de Protección Animal y aquel decreto de 2013 que declaró las corridas de toros y a la charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado. El tema se aborda como una mera polémica social.

Ayer se llevó a cabo el segundo foro convocado por la Comisión de Medio Ambiente para presentar los argumentos en pro y en contra de la llamada Fiesta Brava. El jueves se abrió espacio a los taurófilos, quienes expresaron argumentos económicos y culturales en contra de la prohibición; ayer se hizo lo propio con juristas y activistas que pusieron sobre la mesa el sufrimiento del toro comprobado científicamente.

Todo bajo la escucha y registro del panista César Larrondo Díaz como secretario de la comisión, sin decir ‘esta boca es mía’, para expresar el conflicto en el que se ve envuelto al poseer una empresa que precisamente organiza corridas de toros… al menos se espera su franqueza a la hora de las votaciones.

Pero más allá del debate, las definiciones están tomadas per se.

Apenas el pasado 13 de mayo, medios especializados en la tauromaquia, celebraron y presumieron la reunión que el empresario taurino Juan Carlos Portugal ofreció a diputados panistas como Margarita Rionda Salas, Katya Soto Escamilla, Martha Hernández Camarena, Aldo Márquez Becerra, Bricio Balderas Álvarez, Rolando Alcántar Rojas y el mismo Larrondo, para agradecerles la defensa de su actividad.

Al final, aunque se cumpla con el requisito de los foros de consulta, el mecanismo de la simulación y la parcialidad que llega al grado del conflicto de intereses, siguen privando en el Congreso de Guanajuato.

Mauricio Usabiaga Díaz Barriga

Ver nota: Corridas de toros son crueldad y maltrato animal: juristas y activistas ante diputados

CONTRA RETRATO

Daniel Díaz Martínez

Foto: Archivo

En menos de 10 días salieron a la luz historias sobre adicciones, violencia y abuso sexual en planteles escolares de Comonfort, Salamanca e Irapuato, respectivamente. Los casos, ya denunciados ante la Fiscalía General del Estado, generaron gran impacto mediático no sólo por su gravedad, sino porque involucran a menores de edad, a niños de secundaria y primaria.

El secretario de Salud del estado, Daniel Díaz Martínez, advirtió que “nadie se puede lavar las manos”, refiriéndose a los padres, docentes y el sector que encabeza. Sin embargo, el funcionario admitió desconocer los detalles de las referidas situaciones.

Todas las autoridades consultadas al respecto han jugado la carta de la transversalidad, la coordinación, el “trabajamos muy de cerca”.

Daniel Díaz dice que las puertas de la SSEG están abiertas para todos los estudiantes y familiares afectados por esta crisis, que atribuye a problemas de salud mental y consumo de sustancias tóxicas. Su reacción suena asistencialista más que proactiva o propositiva.

El secretario recalcó que la certificación de Escuelas Saludables garantiza la detección de casos de riesgo y su canalización a psicólogos profesionales. Díaz considera que detrás de las conductas irregulares en los menores están la ansiedad, depresión, bullying, adicciones, deserción escolar, cuestiones que “deben ser atendidas de manera integral desde el hogar”.

Si se va a apostar por la salud mental como una vía para ayudar a niños y jóvenes, habría que reconocer que no existe en nuestro estado una campaña o política pública que promueva o impulse la atención psicológica, que libre de estigmas acudir a terapia, que la haga accesible a todos los sectores. He aquí un área de oportunidad para el secretario de Salud.