Lilia Ojeda

San Francisco Del Rincón.- Martha Porras Valdivia entró a trabajar hace 10 años como empleada en el sector alimentos, su jefa le heredó el negocio y lleva 7 años al frente de ‘Almuerzos y comidas Martha’. Durante el último año, ha donado alimentos para gente que quedó sin trabajo, e igualmente lleva alimento a centros de rehabilitación.

La donación a quienes quedaron sin empleo a causa de la pandemia la hizo a través de ciudadanos que se organizaron para llevarla al Monte, les preparó comida especial de sopa y guisados.

Mientras de la comida que queda en el día a día sin posibilidad de venta después del cierre del local, se otorga en centros de rehabilitación de San Francisco, en lugar de desperdiciarla.

Puedes leer: Alumnos de primaria en San Luis de la Paz aprenden a distancia con “La Tiendita”

Está convencida que esta es una acción de beneficio a quienes lo están necesitando, y de paso, agrega Martha, recibe las bendiciones para salir adelante en su negocio familiar que se atiende desde las 8 de la mañana a las 5 de la tarde.

“Las bendiciones son bienvenidas”, expuso porque todo está muy caro en insumos como alimentos, al doble o más del doble se han escalonado los precios.

Por ejemplo, antes cada 15 días llenaba el tanque estacionario con 900 pesos, ahora se gasta esa misma cantidad y apenas alcanza a subir el tanque al 42% de carga, el frijol peruano de estar en 26 o 27 pesos ahora anda en los 40 pesos.

También lee: Verónica Ledesma, la activista acambarense que une familiares con migrantes en Estados Unidos

La carne más cara ahora es el pollo, mientras los precios que disminuyeron son en papa y cebolla.

Fuera de lo anterior nada ha bajado en precio, hay que pagar los mismos impuestos y las mismas cargas, pagar 5700 pesos al mes de renta, mientras las ventas están muy bajas.

Ahorita deben estar al 70% y de ahí hay días que mejora o se caen otra vez.

Martha prepara comida corrida variada entre carne, espagueti, pozole, frijoles y otras variantes de alimentos que suelen consumir para comer en casa, confía en que las cosas mejorarán y estará lista para seguir atendiendo la demanda.

LC