Redacción

Los Ángeles.- El exbajista, cantante y compositor de Pink Floyd, Roger Waters, rechazó una oferta de trabajo con Facebook porque, según su opinión, Mark Zuckerberg “es uno de los idiotas más poderosos del mundo”

El legendario músico le negó al dueño de las redes sociales que usara ‘The wall’, himno de Pink Floyd, para promover Instagram.

“Se trata de su insidioso movimiento para hacerse cargo de absolutamente todo. Así es que aquellos de nosotros que tenemos un poco de poder, y yo tengo un poco, al menos en cuanto al control de mis canciones. ¡No seré parte de esta porquería Zuckerberg!”, señaló el compositor a través de una conferencia de prensa.

Este no es el primer caso en el que celebridades se niegan a ceder su música para actos de propaganda de diversas personalidades.

Donald Trump, expresidente de Estados Unidos, lo sufrió varias veces cuando Aerosmith no le autorizó usar en campaña ‘Dream on’, o en otra ocasión Village People se opuso a que su clásico ‘YMCA’ sonara en sus eventos. Hasta The Rolling Stones se molestaron al escuchar ‘You can’t always get what you want’ en sus apariciones públicas.

En estos casos, los artistas no quisieron que su música se relacionara a ideas políticas con las que no concuerdan.

En otras ocasiones, no quieren que otros proyectos lucren con sus canciones, como fue el caso de la familia de David Bowie, que no autorizó el uso de la música en la película biográfica del cantautor británico.

“Esa biopic no tendrá la música de mi papá” confirmó Duncan Jones, hijo de Bowie, en su cuenta de Twitter, lo cual retrasó el lanzamiento del filme.

Otro caso conocido fue el de la serie musical ‘Glee’ que, cuando estaba en la cumbre del éxito, la banda Kings of Leon no permitió que el elenco hiciera covers de sus temas. “Estúpidos egocéntricos” los llamó el creador de la serie, Ryan Murphy.