Redacción

Chihuahua.- Este 16 de diciembre se cumplen 10 años del asesinato de quien ahora es reconocida como una de las más importantes activistas en México: Marisela Escobedo, la madre que en la búsqueda de justicia por el feminicidio de su hija Rubí, le arrebataron la vida.

Su muerte es imposible de olvidar para los mexicanos. A Marisela la mataron frente al Palacio de Gobierno de Chihuahua. En los registros de las cámaras de seguridad se puede ver que su asesino es un hombre, quien esa noche al bajar de un auto sin titubear le disparó. El objetivo del sicario era claro: callar a Marisela.

La impunidad del caso de Marisela sigue vigente, de acuerdo a El Universal  hasta la fecha no se ha resuelto omisiones e irregularidades ni se ha castigado a funcionarios y exfuncionarios que operaron durante la administración del exgobernador Cesar Duarte.  Actualmente la familia de la activista vive en Estados Unidos por miedo a represalias.

Hoy Marisela es recordada. Activistas y grupos colectivos feministas exigen justicia por su muerte, uno de ellos la Red defensora de Derechos Humanos en México, quien en sus redes sociales, conmemoraron este día.

“La lucha de Marisela Escobedo nos inspiró para crear redes de protección a defensoras. Hoy seguimos exigiendo justicia para Rubí, justicia para Marisela” se lee en la publicación.


El feminicidio de Marisela y su hija Rubí sigue dando de qué hablar, fue el pasado 14 de octubre que Netflix lanzó el documental, Las tres muertes de Marisela, el cual hizo que aquél momento fuera recordado por muchos y hoy a diez años de su muerte nuevamente se pidiera justicia.

MD