A sus 26 años, Manuel Retana es gerente de laboratorio del desarrollo de sistemas de soporte de vida para los programas Orión

Roberto López
San Miguel de Allende.-
Diseñar los filtros para reciclar el agua de la nave que llevará una tripulación humana a Marte es una de las tareas del ingeniero Manuel Retana, sanmiguelense que trabaja en NASA.

A sus 26 años, Manuel Retana es gerente de laboratorio del desarrollo de sistemas de soporte de vida para los programas Orión y la estación espacial internacional en el Centro Espacial Johnson de la NASA. Esto significa que comanda las acciones para llevar con vida a los astronautas que llegarán a la estación espacial y de ahí a Marte.

Por si no lo viste: Piden concesiones de taxi prometidas por Miguel Márquez en San Miguel de Allende

Manuel Retana2
Foto: Roberto López

El joven sanmiguelense explicó que, con esto, buscan nuevos métodos de reciclar el agua de la orina para volverla a usar, remover el humo que se genere por un posible incendio dentro de la nave y garantizar el suministro de oxígeno.

Retana fue uno de los principales oradores del evento Convergence, simulación para la innovación, que organizó el Instituto Sanmiguelense.

El camino no fue sencillo, señala

El muchacho, quien ya tiene una ingeniería mecánica por la universidad de Nevada y una maestría en aeronáutica y astronautica por la universidad de Stanford, compartió que siempre quiso trabajar donde está, pero que el camino no se veía sencillo.

Te puede interesar: Restaurantero de SMA acusa hostigamiento del municipio; padece su cuarta clausura

Manuel Retana3
Foto: Roberto López

Retana compartió que tuvo que solicitar becas para poder pagar sus estudios. La ingeniería le costó 80 mil dólares y la maestría 200 mil dólares. Tuvo que aplicar en al menos 36 becas y obtuvo 11, de las cuáles el 75% fue de fundaciones y el 25% del gobierno. Esa fue la manera en que pudo pagar sus estudios.

Hoy cursa un doctorado en robótica quirúrgica por el que habrá de pagar 90 mil dólares, aunque ahora ya con apoyo de la propia institución donde lo toma.

Quizá puedes leer: En Guanajuato 124 niños de 6 años o más están en adopción; familias no los buscan

Manuel Retana4
Foto: Roberto López

“Hoy soy gerente de laboratorio y tengo subalternos que me doblan la edad. A veces me ven con cara de que estoy muy joven y que ellos saben más, pero es cuestión de defender lo que uno cree y de reconocer cuando hay errores”.

Así lo dijo el ingeniero sanmiguelense que de joven le ayudaba a su mamá con el primer negocio de micheladas que llegó a San Miguel de Allende.

https://t.me/periodico_correo