Yadira Cárdenas

Salamanca.- La elaboración del alfeñique es una tradición que perdura en el municipio y sobrevive al paso del tiempo gracias al trabajo de salmantinos como la familia Romero Lerma, que durante 28 años se dedica a la elaboración del característico dulce para el Día de Muertos.

El señor Enrique, integrante de esta familia de artesanos explicó el proceso de fabricación de las piezas, que comienza tres meses antes de la gran celebración, tiempo que le permite a los suyos elaborar más de mil figuras como calaveras, canastas de frutas, platos de mole y catrinas.

Para este año las expectativas que tienen Enrique y su familia son altas, pues confían en que con el apoyo del actual gobierno mejorará la economía local, ellos se encuentran en el mercado Tomasa Estéves.

“Esperamos que las ventas se eleven, no nada más para nosotros, sino los que se van a poner en la plazoleta porque también les van a dar el lugar a los compañeros. Nuestra expectativa es terminar con toda la mercancía, porque sí es algo de inversión lo que se hace”, comentó el artesano.

Aunque a lo largo del tiempo se han modificado algunas costumbres, el amor a su trabajo ha motivado a esta familia a seguir haciendo alfeñiques y a recordar con dulzura a quienes ya no están.

Por esta razón el señor Enrique invitó a los salmantinos al mercado, donde ofrece sus artesanías de dulce, a buen precio y atendiendo siempre a todos con una sonrisa.