Redacción

Irán.- El ‘elamita’ es una de las últimas lenguas antiguas que data de hace unos 4 mil años y continuaba siendo un misterio para el mundo… hasta hoy, cuando el arqueólogo francés François Desset logró descifrarla luego de 10 años de investigación.

Desset, quien actualmente trabaja en la Universidad de Teherán, Irán, publicó sus resultados este mes en la revista Sciences et avenir, donde da cuenta del trabajo realizado para descifrar el significado de escrituras encontradas en 1901 en varias cerámicas y otros objetos, pero que datan de mucho más atrás.

A decir de este artículo, los escritos se trataban de un lenguaje fonético perteneciente al reino de Elam (por ello llamado ‘elamita’) y cuya antigüedad se sitúa entre la escritura protocuneiforme mesopotámica y la jeroglífica egipcia que hasta el momento eran los más antiguos.

El descubrimiento de estos objetos fue resultado de una serie de excursiones en las ruinas de Susa, ciudad persa, donde en 1901 un grupo de arqueólogos realizó el hallazgo, pero hasta el momento permanecía indescifrable.

Desset, también profesor asociado a la Universidad de Lyon y experto en la Edad del Bronce y el neolítico iraní, logró identificar una serie de caracteres que se repetían y concluyó que eran nombres propios, luego los asoció con personajes políticos y teológicos de la sociedad elamita, estableciendo tablas de correspondencia entre las palabras.

Este lenguaje se escribía de derecha a izquierda y de arriba a abajo, está hecho a base de signos que expresan sílabas, consonantes y vocales, y fue utilizado durante cerca de mil 400 años.

A decir del propio investigador, tal resultado permitirá también conocer más sobre esta cultura y sobre el origen de la escritura que hasta ahora se pensaba en Irak, pero que ahora también se coloca en esta región.

ndr