Un alto funcionario del gobierno federal nos comentó recientemente: “Cada vez que se acercan a la cárcel Cabeza de Vaca, Roberto Gil o alguien de ese grupo, sale un nuevo video de un hermano del Presidente”. Se refería a que la difusión de ambos videos, donde Pío López Obrador y Martín Jesús López Obrador aparecen recibiendo dinero en efectivo de manos de David León, coincidió en ambos casos con actuaciones judiciales o movimientos en el caso del gobernador de Tamaulipas.

Ya se ha publicado que quien presuntamente entregó el primer video de Pío fue el empresario tamaulipeco Bernardo Pasquel, quien también fue socio de David León en una consultoría política con la que trabajaron para el gobierno de Chiapas. Pero lo interesante es cómo fue que el primero se hizo de esos videos que le habría entregado a Cabeza de Vaca para su estrategia de defensa política, ante el embate de la 4T en su contra.

Entre 2015 y 2018, David León grabó cerca de 75 videos de entregas de apoyos y dinero en efectivo a todo tipo de personajes, entre los cuales al menos 15 videos contienen imágenes de hermanos y familiares del Presidente recibiendo dinero en efectivo “para mi hermano”, “para apoyar al movimiento” o “para ayudar a la campaña”. En esos años Pasquel era socio de David y supo de la existencia de esas grabaciones, que siempre estuvieron en poder y bajo custodia de León.

Todos esos videos los grababa David León como una forma de llevar un control de sus entregas. Originalmente fueron guardados en DVD y estaban bajo llave y celosamente guardados en su casa de Tuxtla Gutiérrez.

Cuando comenzó el gobierno de López Obrador, y León fue llamado a colaborar en el equipo cercano del Presidente, el propio David fue a Tuxtla para deshacerse físicamente de esos videos y destruirlos, pero guardó finalmente una copia de todos los materiales en una USB. Solo dos o tres personas cercanas a él, sabían de la existencia de esos videos y del lugar donde se guardaban. Uno de esos asistentes, vio la oportunidad de hacer negocio y le vendió la USB a Pasquel. Cuando David se dio cuenta, ya el material había desaparecido y el asistente que había traicionado su confianza, no regresó a su trabajo. León, que entonces acababa de ser nombrado Coordinador del nuevo Sistema de Distribución de Medicinas del gobierno federal, pidió ver al Presidente y le anticipó, una semana antes del 21 de agosto, de la videograbación.

A partir de ahí todo ha sido un juego de estrategia: el video donde Pío López Obrador recibe alegremente varias entregas de dinero, salió justo un día después de que se filtrara, al parecer desde el gobierno, las declaraciones completas de Emilio Lozoya Austin ante la FGR, y de que el Presidente presentara en su mañanera los videos donde se veía a los enviados de los senadores panistas, entre los que estaba Cabeza de Vaca, recibir millones de pesos en dinero en efectivo por parte de funcionarios de Pemex.

El miércoles 7 de julio, dos días antes de que se filtrara el nuevo video donde aparece Martín Jesús López Obrador también recibiendo “aportaciones en efectivo” de David León, la UIF que dirige Santiago Nieto había acusado la existencia de una red de desvío millonario de recursos de la Universidad Autónoma de Tamaulipas, en la que participaba un primo del gobernador Cabeza de Vaca, Víctor Hugo Guerra, quien funge como secretario de Administración de la universidad estatal.

Los que saben de los videos de David León afirman que hay por lo menos 15 que involucran a hermanos o familiares del Presidente recibiendo sus entregas de dinero en efectivo, y el caso Tamaulipas seguirá en el terreno de lo penal y lo constitucional, entonces preparémonos para más videos de la familia López Obrador y más explicaciones cínicas y pueriles del Presidente, que aún ante la contundencia de la imagen, sigue diciendo que “todo es una campaña de difamación de mis adversarios”… Se baten los dados. Capicúa. Repetimos el tiro.