Roberto López

San Felipe.- Un grupo de empleados de la empresa K&S confesaron que tienen miedo de quedarse sin trabajo, aunque también dijeron sentirse confiados en que obtendrán un finiquito justo toda vez que están sindicalizados.

La japonesa K&S, la única empresa que llegó al parque industrial de San Felipe, anunció el cierre de actividades debido a que, por la pandemia, les redujeron los pedidos desde la Nissan. Funcionaba desde el 2018 y actualmente tiene 650 empleados.

Se dedica a la fabricación de arneses para vehículos y Nissan Aguascalientes era su principal cliente. Cuando se anunció su llegada, el gobierno del Estado (en ese entonces comandado por Miguel Márquez), prometió generar hasta 950 empleos.

De acuerdo a los empleados consultados, quienes prefirieron mantenerse en el anonimato para no generarse represalias, señalaron que recientemente hubo una junta con el sindicato de empleados, en la que les informaron del cierre definitivo de la empresa.

Confirmaron que los despidos serán paulatinos y que la empresa terminará de finiquitar en marzo de 2021; por el momento ya inició un proceso de desmontaje de maquinaria.

Se dijeron preocupados por perder su empleo, pero por ahora buscan asesoría legal para conocer cuál es el finiquito que les corresponde por ley y evitar que la empresa quiera negociar una cantidad menor.

“En la empresa nos dicen muchas cosas, ya no sabe uno ni qué creer, pero del sindicato nos dijeron que los despidos inician el 2 de noviembre y que van a ser varios meses hasta que terminen”, dijo una empleada.

La zona donde se ubica la empresa ya empieza a sentir los estragos del abandono; de por sí nunca se concluyeron las obras de la pavimentación del camino y los accesos, así como las obras hidráulicas.

De acuerdo al alcalde Eduardo Maldonado, ya buscan otras empresas que puedan llegar a la nave para recuperar algunos de los empleos que se vayan a perder con el cierre de K&S.