Los deportan a sus 65 años; reciben apoyos

6
COMPARTIR
La pareja afirmó que dejaron su auto, casa y trabajo en EE.UU. Fotografía: Luis Telles

Hoy buscan instalar, con el apoyo del gobierno municipal, un pequeño taller de ropa para mantenerse

Cuca Domínguez 

SALAMANCA, Gto.- Rubén Medina Álvarez y Consuelo González Valenzuela, ambos de 65 años y esposos, fueron deportados de la Unión Americana cuando salían de un servicio religioso en Corpus Christi, Texas, donde radicaban.

Hoy buscan instalar, con el apoyo del gobierno municipal, un pequeño taller de ropa para mantenerse, porque es lo que sabe hacer doña Consuelo, mientras don Rubén espera la llegada de un hermano para regresar a Estados Unidos, porque al parecer le han logrado “arreglar”, luego de haber estado más de 40 años trabajando como jornalero en diversos estados del vecino país.

Publicidad

Ellos dos, son parte de los 5 paisanos salmantinos que han sido deportados por los agentes de migración, de acuerdo a Gerardo Almanza Sánchez, director General de Desarrollo Social y Humano, dependencia que les atiende.

“Hasta la semana pasada y por las propias personas que se han acercado a la Dirección de Desarrollo Social, se tienen 5 personas deportadas de la Unión Americana, la pareja de adultos mayores que llegaron a la colonia San Javier, más 2 hombres y una mujer de las comunidades de Loma de Flores y San Lucas”.

En el caso de la pareja de 65 años, han solicitado asesoría, y les han brindado apoyo e incluso se les ha canalizado ante el Instituto de Migrantes Guanajuatenses y sus familias. Los que a través de los consulados mexicanos se les estará asesorando para este tipo de situaciones.

Te podría interesar:  Superan meta de limpieza en la laguna de Cuitzeo

La pareja fue detenida cuando salían de un servicio religioso, en tanto que un hombre de una comunidad, fue detenido durante un incidente de tránsito y de los otros dos no se tiene precisa la información. Pero ya están en sus comunidades de origen.

Reciben ayuda

Dijo el funcionario que ante la necesidad de generar una fuente de empleo se les está apoyando para impulsar proyectos con recursos del Instituto de Migrantes, SDAyR y el municipio.

En el caso de los esposos Rubén y Consuelo, explican que ellos llegaron a finales del mes de noviembre del 2106, cuando fueron detenidos saliendo de una iglesia. Ella narra que les pidieron sus documentos y al no tenerlos “con buenos modos”, los detuvieron y los regresaron la frontera.

Llegaron a Salamanca donde con el apoyo de sus hijos, esperaban subsistir porque allá dejaron todo, trabajo, camioneta y el lugar donde vivían. Pero afortunadamente los hermanos de don Rubén lograron arreglarle su pensión luego de tener más de 40 años trabajando en el campo y pagar sus respectivos impuestos, por ello esperan ya pueda regresar, aunque doña Consuelo tendrá que esperar porque al no estar legalmente casada, tiene que arreglar su situación.