Economía y Sociedad Opinión

Los datos hablan por sí solos

En Guanajuato cierran más de 66 mil empresas y pierden su empleo 344 mil 432 personas, entre mayo de 2019 y septiembre de 2020: INEGI

Mal hacen aquellos que rodean al presidente de México y no le informan la situación económica que atraviesa la gente o que le rodean de ideas disruptivas sobre el orden económico sin ofrecerle la oportunidad de dimensionar lo que representan las micro, pequeñas y medianas empresas (MIPYMES) en la economía mexicana. No es posible que quien dirige este país ni siquiera crea el trabajo serio de sus propios elementos del Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi), especialistas en diversas materias, que bien podría ayudarle a una mejor toma de decisiones.

La mañana de este jueves el presidente Andrés Manuel López Obrador refirió que tiene otros datos y que esos datos le indican que el país va en franca recuperación económica y que cuando llegue marzo, se habrá recuperado el empleo perdido y todo será igual que antes de la llegada de la pandemia. El simplismo de la idea, sin presentar de donde salen esos datos, preocupa.

Resulta que, poco antes, el Inegi dio a conocer su estudio sobre la Demografía de los Negocios (EDN) 2020, donde se afirma que de las 4.9 millones MIPYMES registrada en mayo del año 2019, apenas sobrevivieron 3.85 millones a septiembre de este año.

Lo presentado por el instituto que censa a los mexicanos, a los negocios y ofrece aproximaciones sobre la situación del empleo y otras variables, en el EDN cita que un millón 10 mil 857 establecimientos, 20.81 por ciento de los contabilizados en 2019, cerraron en 2020 sus puertas definitivamente. 

Empresas que dejaron de producir, vender o prestar servicios; empresas que dejaron de adquirir a sus proveedores; empresas que tenían empleados y que no pudieron sostener sus empleos; empresas que ya no contribuyen a la economía nacional y mucho menos pagarán impuestos. Un boquete del tamaño de la quinta parte de lo existente en mayo del 2019.

Por tamaño de establecimiento, se observó que los pequeños y medianos tuvieron un mayor porcentaje de cierres definitivos, lo que representa un 21.17 por ciento de muertes (cierres definitivos), que es mayor respecto a los establecimientos micro que tuvieron un 20.80.

El cierre de esas MIPYMES, nuevamente de acuerdo con el estudio de INEGI, significó la pérdida definitiva de casi 3 millones de personas. No sólo eso, las condiciones generales de la economía llevaron a que las empresas que sobrevivieron ese período tuvieran una disminución laboral de 1.5 millones. Es decir, entre 2019 y septiembre de 2020, se perdieron 4.12 millones de puestos de trabajo.

En Guanajuato, de manera específica, cerraron definitivamente el 20.71 por ciento de las existentes y -19.57 por ciento personas quedaron desocupadas. Es decir, de 323 mil establecimientos censados en mayo de 2019, para septiembre de 2020 cerraron definitivamente 66 mil 893 empresas y, de un millón 760 mil personas empleadas en aquel momento, perdieron su ocupación 344 mil 432 personas. Los datos arrojan un retroceso en la ocupación de lo ganado en un lustro.

INEGI contabiliza empleos que cubrían la formalidad legal absoluta y aquellos informales en esas empresas. Su trabajo es, básicamente, contar sin importar la formalidad legal del empleo. No es el IMSS, que sólo contabiliza lo que se registra legalmente ante él. Por eso existen esos estudios, para lograr un rostro mayor del espectro económico, es un instrumento que amplía el diagnóstico. Y eso es lo que no quieren aceptar en Palacio Nacional.

Los datos no son moralmente buenos, ni son malos, no son liberales o conservadores. Son elementos para poder asumir políticas públicas que ayuden a la población. Entre mayo del 2019 y septiembre de 2020, hay dos referentes a tomar en cuenta para vislumbrar el porqué de los cierres, estábamos en recesión económica y llegó la pandemia y quienes pagaron el pato fueron los de abajo, no los de arriba. Ojalá lo entendieran.

Para Guanajuato: de ese tamaño es el hoy dejado en la economía y aún la tormenta no acaba. Los apoyos se necesitan abajo, las remesas un día no van a alcanzar.

Related posts