Agencias

Ciudad de México.- Fue una reacción instantánea, llena de esa transparencia que suele caracterizar a los grupos que son bien liderados. Aunque la multitud deliraba en el Fiserv Forum de Milwaukee, Wisconsin, hubo un instante en el que todas las miradas se dirigieron hacia Giannis Antetokounmpo, esa súper estrella que le cambió la cara a los Bucks y que este martes terminó de impulsarlos para conseguir su primer título de la NBA en medio siglo.

Eso explicó que el llamado ‘The Greek Freak’ abrazara el balón, mientras derramaba lágrimas de júbilo. Para empezar a tutearse con los astros de la mejor Liga en el orbe se requieren títulos y el chico maravilla de Milwaukee ya consiguió el primero.

Victoria de los Bucks sobre los competitivos Suns de Phoenix (105-98, serie 4-2), en la que Antetokounmpo demostró que es de esa clase de jugadores que marcan la diferencia a la hora cero. Quedó claro con una exhibición de 50 puntos y 14 rebotes.

Khris Middleton (17 unidades y cinco tablas) cumplió a la perfección con el rol de escudero, pero la velada fue de Giannis, pieza insustituible en el título de los Bucks, tras 50 años de espera. La NBA por fin le da paso a su nueva y muy fulgurante estrella.

EZM