Agencias

La Paz.- Los principales aliados regionales del expresidente boliviano Evo Morales celebraron ayer el próximo retorno al poder de su partido, Movimiento al Socialismo (MAS), con el candidato presidencial Luis Arce, y auguran que el “ideal bolivariano” se consolidará en la región.

Pasado el mediodía de ayer, el cómputo oficial de los votos estaba en el 30% de los escrutinios, y avanza con lentitud.

Un conteo rápido de la privada Fundación Jubileo, vinculada con la Iglesia católica en alianza con instituciones académicas, dio a Arce un 53% de los votos y un 30.8% al candidato de centro Carlos Mesa, con un margen de error de 1.48 puntos porcentuales. El sondeo se hizo sobre una muestra que abarcó el 13% de las casillas.

Para ganar en primera vuelta se precisa el 50% de los votos o que el ganador haya obtenido un 40% y tengas a su vez una ventaja de al menos 10 puntos porcentuales sobre el segundo más votado.

El MAS anunció que esperará al cómputo oficial para celebrar la victoria y pidió paciencia a sus seguidores, mientras el principal rival de Arce, el exmandatario Mesa, anunció en Twitter que su partido Comunidad Ciudadana ejercerá de “cabeza de la oposición”, y reconoció el triunfo “contundente” del izquierdista.

Evo Morales, que desde Argentina dirigió la campaña electoral del MAS, también recibió las felicitaciones por este triunfo. “Tarde o temprano vamos a volver” a Bolivia, afirmó desde Buenos Aires.

Sin embargo, dirigentes del MAS expresaron que no ven prudente que Morales regrese ahora al país. La presidenta del Senado y de la Asamblea Legislativa de Bolivia, Eva Copa, del MAS, dijo que “no es el momento adecuado” porque aún tiene “problemas que solucionar”.

Las elecciones tuvieron una participación récord del 87% de los votantes registrados, reveló el presidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Salvador Romero. “Es uno de los porcentajes más altos de la historia democrática nacional”, agregó. La posesión de las nuevas autoridades será en la primera quincena de noviembre.

Tras el primer sondeo a boca de urna la presidenta interina boliviana, Jeanine Áñez, felicitó a los ganadores y les pidió “gobernar pensando en Bolivia y en la democracia”.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, le deseó “éxitos” a Arce. “Estoy seguro que desde la democracia sabrán forjar un futuro brillante para su país. Un reconocimiento al pueblo boliviano”, dijo Almagro.

Uno de los grandes aliados de Evo, el presidente venezolano, Nicolás Maduro, dijo que Bolivia retomó “el camino democrático” y calificó el resultado de los comicios como un “amplio e inobjetable triunfo” del MAS.

“Felicitaciones al #MAS, que ha recuperado en las urnas, el poder que le fue usurpado por la oligarquía, con la complicidad de la #OEA y la guía imperial”, escribió en Twitter el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y aseguró que “renace (el) ideal bolivariano”.

El de Argentina, Alberto Fernández, que hace un año acogió a Evo, dijo que el triunfo del exministro Arce es una “victoria” para “quienes defendemos la democracia en América Latina” y es “un acto de justicia ante la agresión que sufrió el pueblo boliviano”.

El mexicano Andrés López Obrador, que también dio refugio al líder cocalero tras renunciar a la Presidencia en noviembre de 2018, felicitó por teléfono a Arce y calificó su triunfo como una “lección” en defensa de la autodeterminación y la democracia.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, felicitó “a cada hermano y hermana de ese noble y gran pueblo de Túpac Katari” y envió sus “mejores deseos por el éxito del presidente electo, Luis Arce, y del vicepresidente electo, David Choquehuanca”.

Estados Unidos felicitó a Arce y se dijo dispuesto a trabajar con su administración. “El presidente Trump y Estados Unidos esperan trabajar con el gobierno electo boliviano en los intereses compartidos de nuestros ciudadanos”.