“Lo que aspiro en volver a buscar la Gubernatura en 2024… Ya nos alcanzó en Baja California (a Morena), hay una estrechísima relación entre el panismo de Baja California y el de Guanajuato, en su historia, su estructura, su forma de operar” (…) “La derrota en Baja California es un muy buen preludio para la derrota del PAN en Guanajuato”. Ricardo Sheffield Padilla

Los morenos no sólo tienen al posible estratega que convertirá esa lucha contienda sin cuartel, el titular de la Profeco, Ricardo Sheffield Padilla, exalcalde de la ciudad con el orgullo herido luego de las elecciones 2018, cuando lo derrotó Rodríguez Vallejo. La ocasión la tiene el procurador, porque puede influir para que su partido presente un candidato para este proceso 2021 que pueda competirle a la abanderada albiazul con licencia del Congreso Local. Amén de que Sheffield la conoce, Alejandra fue su tesorera municipal en el trienio 2009-2012, donde se conflictuaron.

La hegemonía del partido conservador PAN en la Casa Municipal de León desde 1989, interrumpida solamente en el trienio 2012-2015, se podrá nuevamente a prueba durante las elecciones del presente año, teniendo una oposición-movimiento con experiencia de un trienio y en poder de la República con un “sistema de atención social” por medio de becas y pagos en efectivo, que pretende instalar y consolidar en la plaza su “cabeza de playa”, para lanzarse en 2024 por la gubernatura de Guanajuato. La Zapatera es objetivo intermedio muy valioso para Morena, la joya de la corona del gobierno estatal de Acción Nacional, dique mejor “consolidado” por una membresía que reproduce votos.

Será una batalla que, con característica de una guerra, arrancó hace tres años entre personajes conocidos que no podrán “leerse las manos” y seguirán confrontados cuando concluyan los comicios y se defina el ganador de la contienda. León servirá para medir fuerzas entre morenos y panistas como sus relaciones con los otros 9 partidos en la contienda.              

Los detalles de una lucha cuyas estrategias están definidas desde los centros del poder estatal y federal serán los elementos fundamentales en la determinación del éxito o fracaso. Las abanderadas (os) llevarán una carga respetable en la defensa y el ataque que está por iniciar que subirá de intensidad conforme avancen los plazos.

El segundo factor que salta de los conjuntos son las coordinaciones reales de las campañas, donde están los conocedores de la preparación y conducción de los proyectos, donde los liderazgos albiazules y sus legionarios junto a la nomenclatura del PAN –mandos con el Jefe Político estatal y el dirigente estatal del partido Román Cifuentes-, tendrán que hacer acopio de los apoyos y multiplicar las alianzas para defender “la posición”; y sobre todo, desplegar sus fuerzas para el contraataque que los conduzca al éxito a fin de colocar en la presidencia municipal de León a la fémina albiazul, Alejandra Gutiérrez Campos.

Los morenos no sólo tienen al posible estratega que convertirá esa lucha contienda sin cuartel, el titular de la PROFECO, Ricardo Sheffield Padilla, exalcalde de la ciudad con el orgullo herido luego de las elecciones 2018, cuando lo derrotó Rodríguez Vallejo. La ocasión la tiene el procurador, porque puede influir para que su partido presente un candidato para este proceso 2021 que pueda competirle a la abanderada albiazul con licencia del Congreso Local. Amén de que Sheffield la conoce, Alejandra fue su tesorera municipal en el trienio 2009-2012, donde se conflictuaron.

Cabe aludir que los partidos políticos como gobiernos, Morena y PAN,   se han instituido en verdaderos instrumentos para la consolidación del poder; ni les bajan a las promociones ni mucho menos la guardia frente a sus opositores. No ha habido sosiego entre la Federación morenista con la entidad federativa de extracción panista; la presencia en la ciudad de León es parte de una constante de los bandos, que han “quemado sus naves” adelantando la lucha electoral.

Base estratégica develada

No es extraño que los líderes de Morena insistan en que la debilidad de los gobiernos panistas en Guanajuato es la incapacidad de suministrar seguridad pública, y utilizan la vía más rápida y efectiva de la denuncia pública, pero no consolidan su acción, dejan intocada la parte legal. Se contentan con señalar errores de los funcionarios y exigir sus renuncias. Además de no coronar peticiones, sus señalamientos sólo sirven para la recreación de simulación y cubrir a los gobiernos, estatal y municipales, sus fines mediáticos. Así, prepararon a la ciudadanía.

El titular de la Secretaría de Seguridad Pública estatal, Alvar Cabeza de Vaca, continúa tan campante, similar transita el fiscal general del estado, Carlos Zamarripa. En León, durante este segundo trienio de Héctor López Santillana, el encargado de la seguridad del gobernador fue nombrado titular de la Secretaría Pública de León (SSPL), Mario Bravo Arrona en junio de 2019, debido al sin número de irregularidades señaladas a Luis Enrique Ramírez Saldaña que dimitió. Se requiere habilidad para colocar ese punto en la campaña.

La violencia y cuantía de delitos cometidos contra los leoneses es posible que se ofrezcan como pruebas ineluctables del gobierno del PAN en la capital del calzado. Sheffield Padilla, tendrá en el rubro de la impunidad, y actuación del exprocurador y hoy fiscal Zamarripa, un buen material, en especial el señalamiento por haberlo “amenazado”. No se descarta que los opositores al PAN constituyan una fuerza donde seguramente estará la exalcaldesa Bárbara Botello Santibáñez para devolverle la atención a  Zamarripa Aguirre y partido que lo protege, por lo que llama persecución y uso político albiazul de la FGE, razón por la que protegen a su titular.

La prueba de los hechos la presentará Botello Santibáñez en un libro este martes 23. No se descarta que la presidenta de la ciudad durante el trienio 2012-2015 emerja con posición entre morenos, como una candidatura a una diputación federal; se cocina, pero a veces del plato a la boca se cae la sopa. En la misma tesitura se cree que para la alcaldía va por Morena, Marcelino Trejo Ortiz, presidente del Colegio de Abogados del Estado de Guanajuato que resulta una pieza muy importante del procurador federal del consumidor.

Para la abandera panista que conoce de la lucha por las posiciones en procesos electorales, no será un paseo por las colonias porque es probable que ni chance tengan los candidatos para esas promociones, Alejandra Gutiérrez tratará de imponer el proyecto panistas estatal por la obra pública; sin la feria de enero ni el estadio Nou Camp, entregado a dos empresarios por las acciones donde participaron “liderazgos” del Partido Acción Nacional. Le restará defenderse y sacar lo realizado por  gobiernos de su partido -leonés de Héctor López Santillana con 5 años y medio en el cargo y estatal de Sinhue Rodríguez- responsabilizados de la inseguridad y el primer lugar nacional del estado en homicidios dolosos.

Nadie, pero nadie, olvidará que la candidata Alex Guiérrez, abandonó su cargo en el Congreso de Guanajuato dejándolo con 35 de 36 diputados, cuando “había jurado” que tenía la intención de ser diputada pues quería devolver la atención a sus votantes. La batalla por León va… lleva casi un trienio.