Manuel Arriaga

Pénjamo.- Las lluvias han evidenciado los problemas de encharcamientos que sufren las vialidades y los centenares de baches.

El mayor problema de encharcamiento, sin duda, se encuentra sobre la calle Prolongación Manuel Doblado, en el entronque con la carretera federal 1110, uno de los principales accesos de la cabecera municipal.

Ahí, cada vez que se registra una lluvia, el agua permanece estancada por días. El nivel del agua supera los 30 centímetros e impide el paso a peatones, automovilistas, motociclistas y ciclistas que utilizan esta vía, donde el agua llega por encima del nivel de la banqueta.

Pero no se trata de un problema reciente, es un problema que tiene presentándose 15 años, o sea, han pasado ya 5 gobiernos municipales que no han podido solucionar el problema.

Sobre la invasión de baches, el más peligroso es el que se ubica en la calle Narciso Mendoza esquina Prolongación Manuel Doblado, con una profundidad de casi 30 centímetros y que incluso, ha ocasionado la caída de ciclistas y motociclistas. Con las lluvias, los agujeros en el pavimento se mantienen llenos de agua y es imposible ver su profundidad, hasta que caen en ellos.

EZM