María Espino

Guanajuato.- Debido a las intensas y constantes lluvias que han caído en la capital guanajuatense varias calles, callejones, carreteras y caminos rurales se han visto afectados con baches, hundimientos, deslaves y encharcamientos que en algunos casos han dejado impedido el paso ya sea parcial o total tanto de vehículos como peatones.

La ciudad de Guanajuato se distingue por las vialidades que atraviesan, ya que accesos como la Carretera Panorámica, Curvas Peligrosas, Paseo del Congreso son de jurisdicción de Gobierno del Estado por lo que también les compete darles mantenimiento.

Sin embargo, en la carretera Panorámica se aprecia un avanzado deterioro, abundan los baches llenos de agua de lluvia, mimos que se han ido agrandando debido a que el piso este húmedo y el peso de los carros que por ahí pasan continúa dañando la vialidad. Además, cada que llueve el agua o se estanca en las cunetas y baches, o desciende entre las calles hacia la parte baja.

Además, esta carretera prácticamente carece de banquetas o espacios de estacionamiento y la gente se ve obligada a caminar a un costado de la carretera y sortear las afectaciones que tanto las lluvias como otros factores han ido provocando con el paso del tiempo.

Es sabido que desde hace varios años esta carretera no recibe el mantenimiento que requiere y, ante esta situación, el gobierno capitalino ha solicitado en repetidas ocasiones al gobierno del estado que se entregue el acceso, pero con recursos suficientes para rehabilitarla. No obstante, esa situación no ha ocurrido y el daño en la vialidad avanza.

A nivel municipal varios caminos rurales se han visto afectados con las lluvias, por ejemplo, el que va de Puentecillas a Ciénega del Pedregal en donde cada que llueve abundantemente el camino queda imposible de cruzar ya que la corriente del río que ahí atraviesa aumenta considerablemente, incluso ha llegado a arrastrar vehículos.

Habitantes de Cajones, Ciénega del Pedregal, cuevas, Molineros, Santiaguillo y otras comunidades aledañas han solicitado a los gobiernos municipales que han pasado a lo largo de casi 30 años la edificación de un puente para evitar quedar incomunicados o ponerse en riesgo al cruzar caminando por tubos que pasan sobre el río, pero hasta la fecha no les han dado respuesta concreta.

Otro de los caminos más dañados es el que conduce a El Terrero en donde hace unos días, a causa de la humedad propiciada por las lluvias, registró deslaves dejando casi incomunicados a los habitantes y aunque la autoridad municipal ha intentado corregir el daño desafortunadamente por las incesantes lluvias no se ha podido.

Hacia la Sierra de Santa Rosa son varios caminos que llevan a distintas comunidades los que se han afectado y sólo ciertos vehículos pueden circular ya que existe el riego de que se queden atoados; algunos de los poblados afectados son Agua Colorada y Llanos de la Fragua.

En la zona urbana se han registrado varios daños a las vialidades como la que va de Santa Teresa a la Plaza de Toros en donde hace unas semanas se registró un deslave en la parte trasera de donde se ubica la funeraria ‘Zepeda’ hecho que obligó a cerrarla vialidad ya que existe riesgo de derrumbe.

Al sur de la ciudad, la Avenida Santa Fe presenta deterioro, baches que se han ido agrandando y en temporada de lluvia se anegan ampliando el daño.

La zona de túneles no se queda afuera pues al interior del túnel Galereña debido a que cada que llueve el agua corre por esa zona varios adoquines del arroyo vehicular se han desprendido, generando riesgo para los carros que por ahí circulan. Además, en todo el sistema de túneles en época de lluvia los escurrimientos de agua se incrementan al punto de que pareciera que llueve en ciertos tramos.

En los callejones la corriente de agua que, en muchas ocasiones, desciende con fuerza ha ocasionado agrietamientos, se encharca e incluso ha propiciado hundimientos como el que se registró en Contra Presa de Gavira, ubicado a un costado del Mercado Miguel Hidalgo, zona que fue impedida por las autoridades de seguridad para evitar que la gente pase ya que ahí quedó un hoyo.

Resalta también los estragos que el agua de lluvia ocasiona en la calle Nogales, por donde se ubica el Centro de Control Animal municipal (CECA) en donde fluye el agua que desciende de la parte alta de la carretera Guanajuato-Juventino Rosas, convirtiendo esta calle en un río difícil de transitar ya que el agua a su paso arrastra tierra y piedras, en varias ocasiones se ha metido a las viviendas que por ahí se ubican.

Habitantes de calle Nogales comentaron que esta vialidad es casi nueva, alrededor de tres años que la pavimentaron, pero consideran que no fue bien hecha ya que cada temporada de lluvia se inunda.

De las muchas afectaciones que las lluvias han ocasionado en la capital destaca el daño registrado en el antiguo camino a Marfil, en donde la abundante agua que descendió por el tramo del río Guanajuato que por ahí atraviesa aumentó considerablemente, reblandeció los muros de contención y acabó por derribar una buena parte que fue arrastrado por la corriente que también se llevó el barandal y desprendió una buen parte del camino de terracería ocasionando que, por seguridad, este acceso se encuentre totalmente cerrado ya que, de acuerdo a las autoridades municipales, mientras continúen las lluvias no se puede intervenir.

También afectan deportivas

Las recientes lluvias que han azotado el municipio han causado daños a las instalaciones deportivas operadas por la Comisión Municipal del Deporte y Atención a la Juventud.

Efraín García Ledezma, titular del COMUDAJ, señaló que algunas canchas y andadores de los centros deportivos, así como la techumbre del auditorio municipal, han sufrido daños derivados de las fuertes tormentas de los últimos días.

“Ha sido un año atípico en cuanto a las lluvias, si hemos tenido algunos daños, como en el auditorio municipal, en la deportiva Torres Landa, en la Deportiva Arnulfo Vázquez Nieto hemos tenido el apoyo de obras públicas en el acceso, pero llegan las lluvias y nos lo echan para abajo”.

Dijo que, en estas instalaciones, durante la temporada de lluvias, ya se ha reparado entre cuatro y cinco veces la calle de acceso.

De la misma manera, el volumen de agua fue tal que superó la capacidad de las alcantarillas y causó encharcamientos en algunas de las canchas de tal manera que provocó la suspensión de algunos partidos.

“Tuvimos el apoyo de Simapag aquí enfrente (de la deportiva Arnulfo Vázquez Nieto”, las alcantarillas se taponearon y se estuvo dirigiendo el flujo de agua hacia la cancha de futbol uruguayo que tenemos y tuvimos que parar las actividades”.

Reconoció que también se tienen goteras en el auditorio municipal, las cuales están tratando de reparar, aunque esto es complicado porque se requiere equipo especializado para el trabajo en alturas y además es necesario desazolvar los canales de desague.

Se crea laguna

Un gran encharcamiento en la carretera Guanajuato- Puentecillas se ha vuelto el dolor de cabeza de vecinos, transeúntes y automovilistas de la zona frente al Cereso de Puentecillas.

Y es que las lluvias de los últimos días han causado que se forme una laguna de unos 50 metros de diámetro que dificulta el paso de los vehículos e incluso ya ha pasado que algunos autos se quedan varados.

De acuerdo a vecinos de la zona, cada año en la temporada de lluvias se estanca el agua, sin embargo, las lluvias atípicas del 2021, hicieron mucho más grande la laguna.

Esto afecta a comerciantes de la zona, ya que el paso de los vehículos hace que el agua se meta a sus negocios y aunque lo han reportado a las autoridades, estas se lavan las manos sobre la jurisdicción.