Lleva ‘toda una vida’ en la marroquinería

Juana Aranda disfruta su trabajo. Fotos: Ana Rosa Escobar

Juana Aranda es una de las pocas mujeres que aún se dedican a los oficios de la piel en León y desde hace 32 años ofrece sus trabajos en León

Jazmín Castro

León.- Toda una vida brindando lo mejor de su trabajo, dedicada, sonriente y atendiendo con amabilidad a sus clientes, es Juana Aranda Pérez, quien desde hace 32 años se ha dedicado a la fabricación de cinturones en piel, en su negocio ‘Cinturones Angy’, un local ubicado en el mercado de piel.

De generación, en generación, se ha dedicado a la fabricación y venta de cinturones o artículos hechos en piel, de lo que también recuerda que hace años hacía una pieza en 30 minutos, pero hoy sólo le toma cinco.

Así, ha salido adelante, su vida es su negocio donde cada día trata de innovar, generar nuevos modelos y vender productos para dama y caballero.

Su pasión por la marroquinería comenzó desde que era pequeña cuando vio cómo trabajaban: “hasta usábamos el rodillo de la lavadora… todo era a mano cuando trabajamos cada pieza (…) Los costos siguen siendo los mismos, son económicos y, lo mejor, son hechos en León con la calidad que nos caracteriza a los que trabajamos en esto”, comentó.

Sin embargo, lamentó que la venta de producto nacional ha disminuido por la entrada del producto Chino, pero resaltó que no tiene la misma calidad.

Dice que le gusta vender producto de piel porque aún existen personas que saben apreciar el trabajo, la dedicación y la calidad; además de que al ser fabricante hace los productos más económicos.

Con pieles de todo tipo y costos para todos los bolsillos, se gana la vida y ofrece su producto con Marca Guanajuato porque está orgullosa de que otros compradores conozcan lo que se hace en Guanajuato y sobre todo en León.