Llegó el día, todos a votar

Finalmente llegamos a la cita con el destino de nuestro país, hoy todos debemos salir a votar, todos debemos cumplir con nuestra obligación de enriquecer la democracia. Este día a partir de las 8:00 am y hasta las 6 pm, más de 93 millones de mexicanos y mexicanas habremos de elegir a quien fungirá como contrapeso de los poderes en el Congreso de la Unión.

Hoy se instalarán casillas electorales en prácticamente todos los rincones de nuestra patria, para recibir el voto de los 93 millones 676 mil ciudadanas y ciudadanos con registro certificado ante el INE. Hoy están en disputa 20 mil 415 cargos de elección popular, entre los que se encuentran 300 diputados de mayoría relativa, 200 diputados de representación proporcional, 15 gubernaturas, 30 congresos estatales y mil 900 ayuntamientos.

En esta cita con la historia política de México no hay mañana, el futuro de la vida económica, social y cultural de nuestro país será definido hoy con nuestro voto. Ciertamente que será una jornada electoral con sus peculiaridades, ya que se realizará bajo las consignas sanitarias que una pandemia mundial nos ha dictado, lo que implicará la inversión de un poco más de tiempo para evitar la propagación de un virus que ha bajado su capacidad de dispersión.

Atrás quedaron ya las campañas, las promesas, los discursos, ahora llegó el momento de salir, buscar nuestra casilla y emitir nuestro voto. Este día será el más importante de la última centuria, pues podrían ser las últimas elecciones libres en México y el alto a una posible y muy segura dictadura de la mentira, el engaño y el encono social.

De igual forma el estigma de la violencia ha estado presente y marcando su actuar con más de 80 políticos asesinados, de los cuales al menos 34 ostentaban candidaturas a algún cargo de elección popular. Sin embargo, hoy debemos salir a votar para demostrar que la democracia y libre determinación de un pueblo para elegir a sus gobernantes, no puede ser secuestrada por grupos criminales.

En fin, que estas elecciones también han estado marcadas por el encono, división y confrontación social alimentado desde el mismo palacio nacional. Asimismo, las elecciones que celebramos hoy se caracterizan por ser las más convulsionadas por el desacato de la ley electoral, pues en plena veda se han promocionado acciones y declaraciones sobre el proceso en las mañaneras de cada día.

Hoy como nunca nuestro país camina a la deriva y sin rumbo, abatido por la violencia tolerada, la lucha de clases, los amagos legislativos, el despilfarro de enormes cantidades de dinero público para armar una maquinaria de control electoral afín al partido de estado y desde luego la participación de actores internacionales que ven en el espectro nacional serios riesgos para la democracia y la paz social.

Incluso ya se escuchan voces que a partir de mañana mismo habrá cambios importantes en el gabinete de López Obrador, donde los rumores más intensos precisan de la salida de las titulares de Gobernación y de la Función Pública. Además, todo parece indicar que este día las tendencias electorales favorecen a la alianza opositora, por lo que el presidente y su partido preparan ya las protestas y reclamos, por eso es importante que votemos para que no sea el abstencionismo quien determine gobernantes.

Este día nuestras elecciones se encuentran en el foco del concierto internacional, pues además de la visita del Director de la CIA y de la Vicepresidenta de los Estados Unidos, Kamala Harris, andan caminando por nuestras calles más de 600 observadores internacionales para certificar la legalidad del proceso. Finalmente sabemos que en unas horas más comenzarán los pronunciamientos de victorias adelantadas, de difusión de encuestas de salida marcando tendencias, pero nuestro voto puede ser la diferencia que incline la balanza, salgamos a votar.

Una sociedad comprometida con su vocación democrática, consolida mediante el voto su madurez ciudadana.