Gilberto Navarro

Guanajuato.- Finalmente, la administración municipal recibió recursos del Fondo Metropolitano, con el cual se podrá pagar un estudio necesario para justificar la construcción de una nueva celda apegada a las normas ambientales en el tiradero de basura.

En declaraciones anteriores, el Director de Servicios Públicos Municipales, Marco Figueroa Sierra, señaló que eran necesarios estos recursos, para poder avanzar en la construcción de una nueva célula de disposición final y la clausura de la que se está usando actualmente.

La Secretaría del Medio Ambiente y Ordenamiento Territorial del Estado, informó que, derivado de las gestiones que realizó la dependencia, el Comité Técnico del Fideicomiso del Fondo Metropolitano aprobó para Guanajuato 11 proyectos con una inversión de más de 88 millones de pesos.

La información emitida por la dependencia, establece que se aprobaron 3.5 millones de pesos, para 5 proyectos de Costo-Beneficio para los Centros de Acopio y Valorización de residuos sólidos en las Zonas Metropolitana de Celaya y León; así como la rehabilitación y ampliación del sitio de disposición final de la Zona Metropolitana de Guanajuato.   

En este sentido, el titular de Servicios Públicos Municipales, Marco Antonio Figueroa Sierra, afirmó que la SMAOT, solicitó una justificación para la intención de establecer una nueva célula y no reubicar el tiradero municipal.

“La Smaot decidió que se hiciera un estudio para ver qué opción era mejor, si una celda paralela o reubicar el relleno, ellos ingresaron el proyecto al Fondo Metropolitano y se accedieron a recursos por 575 mil pesos para ese estudio”.

Figueroa Sierra subrayó que se cuenta con tres hectáreas de terreno para ampliar el tiradero municipal, las cuales pueden ser aprovechadas, pero la ampliación y desarrollo tienen que estar apegadas a las normas.

Sostuvo que ahora, lo que sigue es, regularizar ante la SMAOT el tiradero municipal e integrar un expediente, en el que se incluya el estudio realizado por la Universidad de Guanajuato y la Minera El Rosario, en el que se determinó el presupuesto de 50 millones de pesos necesarios para la construcción de una nueva célula.

“Para eso nos tiene que hacer una auditoría la Profepa para que nos diga qué acciones de mitigación o compensación debemos ejecutar por el espacio que dañamos con la ubicación del tiradero. Ahí nos va a decir que tenemos que replantar tantos árboles, crear espacios verdes, etcétera, y una vez que se cumple se otorga la constancia y la Smaot nos regulariza, una vez que da el documento se integra al expediente y se ingresa al Fondo Metropolitano, ese es el camino”