Nayeli García

Irapuato.-El obispo Enrique Díaz Díaz llamó a no ser indiferentes frente a las masacres que se siguen dando ante las autoridades que parecen no hacer nada. Además, advirtió que el llamado de odio del presidente de la República hacia la clase media es ‘jugar con fuego’ y no puede seguir jugando a dividir el país.

El vocero de la Diócesis, Jesús Flores, expuso al obispo la preocupación que existe sobre la delincuencia en el país, pues dijo: pareciera que puede “andar a sus anchas en todo el país, en lugar que sea combatida por las autoridades. No hay nadie que le atore a la delincuencia, parece que no es enemiga de México y que tienen vía libre de hacer lo que quieran los delincuentes”.

Agregó que las masacres que han ocurrido en los últimos días han sido muy crueles y duelen mucho, y aunque es una responsabilidad de todos construir la paz, puntualizó que la autoridad tiene que asumir su responsabilidad de procurarla en la ciudad y en el país.

“Yo no digo si son culpables o inocentes, es sangre de nuestros hermanos derramada y parece que no nos importara y parece que a nadie le importara en eso de echarse la bolita los unos a los otros, de decir: ‘le toca al gobierno’, ‘le toca al municipio’, ‘le toca a la Federación’… parece que no estuviéramos haciendo nada”, reclamó.

La clase media construye.

Enrique Díaz también consideró que el presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, está manipulando la verdad y esa connotación de odio que está dando a la clase media es “jugar con fuego”, pues señaló que es esta la que está sacando al país adelante con su trabajo.

“Creo que quienes más están luchando y quienes más construyen en el país somos o es la clase media, que día a día estamos pagando los impuestos, trabajando, luchando, sirviendo… Como dice el Papa, son los hermanos, los santos de al lado los que están construyendo, esos son los que están sosteniendo al país y si a esto se le pone ese sentimiento, esa connotación de odio, es jugar con fuego, es arriesgar mucho con estas palabras. Yo creo que no se puede, para sostener una autoridad, jugar a dividir a la sociedad”, puntualizó.

Argumentó que el discurso de que no se puede poner el dinero y la ambición para pisotear a los demás es verdad, pero señaló que “no se puede jugar ni manipular esa verdad, diciendo que aquellos que quieren superarse están mal, porque eso ya es una manipulación de la verdad”.

“Estas personas de la clase media como yo creo que estamos la mayoría o estamos en la lucha diaria por conseguir para comer, por salir adelante. Yo creo que estamos construyendo este México y que será la inmensa mayoría de este país”, enfatizó.

ndr