Karla Silva

Silao.- Mientras leoneses aprovecharon su cercanía con Silao para obtener ficha y vacunarse contra la enfermedad Covid-19, a habitantes de Comanjilla no se les notificó que se realizaría la aplicación, situación que desató fuertes críticas.

Desde la tarde del lunes, decenas de personas llegaron al Centro de Salud (UMAPS) Comanjilla, una de las comunidades más grandes de Silao y que colinda con el municipio de León. Ahí, principalmente jóvenes hicieron fila para ser atendidos por personal del Gobierno de México.

Cerca de las 9:00 horas de este martes comenzó a inyectarse el biológico a personas a partir de los 60 años de edad. Destacó la presencia de vecinos de León, quienes viven en zonas desde rurales hasta en fraccionamientos privados, según sus propias palabras. La gran mayoría llegó en vehículos de lujo que fueron estacionados afuera de las humildes viviendas.

Martha Olga Zavala, quien tiene 67 años de edad, compartió mientras esperaba su turno: “Estamos muy esperanzados y agradecidos porque es algo que estábamos esperando (…) vamos empezando y luego vienen los demás (de edad) para abajo, para retomar nuestra normalidad”. Ella es vecina de la comunidad Los Sauces.

Para Benjamín Ibarra Jasso, originario de Comanjilla, la historia fue otra: poco antes del medio día de este martes acudió al Centro de Salud, pues afirmó que no se dio aviso a decenas de abuelitos: “Aquí (módulo de vacunación) no nos informan gran cosa”. Pese a que en la plaza comunitaria se cuenta con un equipo de sonido para compartir información relevante, “no se oyó ni ayer, ni antier, ni hoy, nunca; me enteré por unas personas”.

Fotos: Karla Silva

La gran mayoría de las personas que estaban formadas, reprochó, no eran de Comanjilla ni de comunidades cercanas: “No sé cómo estarán allá las autoridades, porque se supone que nosotros somos de Silao y viene gente de otro municipio”. León no está contemplado en esta tapa de vacunación a la que se suman otros dos municipios que pertenecen al corredor industrial.

Al mismo tiempo los quejosos señalaron que al tratarse de personas de avanzada edad, no cuentan con teléfonos celulares inteligentes para enterarse del comienzo de la inmunización, lo que los pone en desventaja. También criticaron que no se tomó en cuenta el domicilio de los beneficiarios, registrado en las credenciales de elector.

LC