Scarleth Pérez

León.- Dentro del Poliforum, el poder político y el económico se daban la mano en la inauguración de la Indrustial Transformation México (ITM), afuera, a solo unos metros, personas se disputan el concurrido cruce vehicular a modo de supervivencia ante a la crisis, unos limpian vidrios, otros venden chicles o semillas y los más jóvenes, entregan volantes.

“Aquí te va bien, sacas como 300 pesos diarios, bueno, no siempre, nada como un trabajo estable”, dice Efraín Escobedo, quien limpia parabrisas bajo el rayo del sol, mientras el semáforo está en rojo.

En un escenario no tan alejado al cruce donde Efraín se gana la vida, con techo, baños limpios, aire acondicionado, hombres -en su mayoría- bien vestidos, con zapatos lustrados, cubrebocas impecables, algunos hasta usan dos, recorren los pasillos repletos de tecnología, en el sonido ambiental, a través de las bocinas se escucha: “Guanajuato pasará de la manufactura a la mentefactura dentro de unos 30 o 50 años”, es la voz del gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, en su discurso de bienvenida a la ITM.

Guanajuato es un estado de manufactura -proceso de fabricación de un producto que se realiza con las manos o con ayuda de máquinas-. La mano de obra de los guanajuatenses atrae grandes inversionistas por ser considerados trabajadores.

A diferencia de la manufactura, la mentefactura no busca crear un producto a partir de una materia prima utilizando las manos o máquinas, su objetivo principal es crear alternativas y soluciones que logren resolver las problemáticas de las industrias a través de la creatividad e innovación de las personas, apoyado de las nuevas tecnologías pertenecientes a la Industria 4.0. Se requieren personas educadas y capacitadas para crear máquinas que maximicen el trabajo humano.

Con la mentefactura, la mano de obra tendrá que ser especializada en tecnologías, para ser la dupla perfecta con una maquina o robot.

GUANAJUATO PASARÁ A LA MENTEFACTURA “EN 30 O 50 AÑOS”: SINHUE

El gobernador de Guanajuato, Diego Sinhue Rodríguez Vallejo, aseguró que “a pesar de la incredulidad de algunos”, el estado pasará de la manufactura a la mentefactura dentro de 30 o 50 años.

Lo anterior, durante la inauguración de la tercera edición de la Industrial Transformation México (ITM) de la Hannover Messe en Guanajuato, que concluirá el próximo viernes.

En su discurso, el mandatario estatal narró que hace 30 años, cuando se planteó el camino para lograr que Guanajuato pasara de la agricultura a la manofactura y ser polo de la industria automotriz, muchos no creyeron que fuera posible y hacían mofa.

LEE MÁS AQUÍ

La mentefactura vs. La realidad

Originario de Pino, Zacatecas, Efraín Escobedo llegó a León hace una semana, salió de su pueblo en busca de un trabajo, ahora limpia los parabrisas para sobrevivir. Sin papeles, con primaria trunca y sin muchas opciones para ser candidato a un trabajo, Efraín aspira a un empleo fijo, uno que le asegure la comida.

“Con un trabajo estable cada semana ganas lo tuyo, para la comida y una casita”, por ahora Efraín duerme afuera de la Central Camionera. Como una persona sin techo, es víctima de revisión por parte de la Policía Municipal, quienes ya le dieron la bienvenida a la ciudad.

“Me agarró la policía para revisarme, traía mi billete de 500 pesos aquí guardado (señaló la bolsa de su pantalón) y me los quitó, estaba limpiando vidrios en el cruce de aquí adelante (especificó que en el del bulevar La Luz y Francisco Villa)”, platicó Efraín a Correo pidiendo no ser grabado por miedo a la policía.

En el semáforo ubicado sobre el Francisco Villa cruce con el bulevar Adolfo López Mateos, además de Efraín, otras ocho personas se ganan la vida, una de ellas es la señora Rocío, ella también limpia parabrisas junto a su esposo, “no hay trabajo”, asegura.

Rocío, al igual que Efraín, cuando no tiene trabajo se va a los cruceros a sacudir coches o limpiar parabrisas, siempre elige el mismo semáforo, es muy concurrido, dice.

“Cuando estaba la feria había más carros, más movimiento, pero esta vez que hubo la feria (refiriéndose a la de verano) estuvo muy solo, no había muchos carros y si había no querían, ahorita por lo del virus”, platica Rocío.

La crisis económica y laboral ha pegado en el hogar de Rocío, junto a ella, su esposo también camina entre el arroyo vehicular en busca de unas monedas “mínimo para comer”, es lo que sacan en días malos, apunta. Como personas sin un trabajo fijo, son vulnerables a que la Policía los retire de los cruces, “hay unos oficiales que sí nos dicen ‘ya retírense’ o quienes a veces nos da por andar aquí”.

La limpia-parabrisas de 45 años, trabaja para mantener a su hija de 16 años, es la única que le queda a cargo, los demás ya crecieron, dice.

En los cruceros concurridos, las personas que buscan ganarse unas monedas se organizan para no hacerse competencia en el mismo lugar, pero los que llegan temprano son los que aseguran su día bajo la caridad o remuneración de los automovilistas.

En el proceso de la manufactura a la mentefactura, la población que no cuente con amplía educación o capacitación en tecnologías, dejará de ser útil como obrero.

*Industria 4.0: También llamada industria inteligente, se considera la cuarta revolución industrial, busca transformar a la empresa en una organización inteligente para conseguir los mejores resultados de negocio. El cambio se basa en la adopción de las nuevas tecnologías para la progresiva automatización del proceso productivo. Se trata de tecnologías innovadoras cuya aplicación a la industria se desarrollará día a día. Será la fabricación aditiva, robótica colaborativa, herramientas de planificación de la producción, visión artificial, realidad virtual, gamificación, simulación de procesos e inteligencia operacional.

LC