Scarleth Pérez

León.- La casa de la señora Leticia Fernández libró la inundación gracias a una compuerta que recientemente colocaron en el acceso. Sin embargo, los vecinos de enfrente no corrieron con la misma suerte y hasta la Bodega Aurrera alcanzó los 80 centímetros de agua en su interior. Las labores de limpieza continúan en la zona.

“Hace dos años que llovió igual que anoche sí se me metió el agua hasta la sala, la Bodega se veía igual que hoy. Pero luego pusimos una compuerta y eso nos salvó. El agua sí llegaba hasta acá”, señalo Leticia sobre la banqueta, a la mitad de su compuerta.

Personas barriendo lodo, otros aventando agua a presión o a cubetadas, banquetas enlodadas y costales de tierra en los accesos es el escenario que se vivía hasta al mediodía de este sábado en las calles aledañas al Río de las Liebres.

Foto: Scarleth Pérez

Los encharcamientos se registraron desde el distribuidor vial Juan Pablo II hasta Poliforum, pero el lugar más afectado resultó la tienda de autoservicio Bodega Aurrera. En sus pasillos el agua alcanzó los 80 centímetros de altura, informó Crescencio Sánchez Abúndiz, director de Protección Civil. En los alrededores los encharcamientos llegaron a 60 centímetros.

En el estacionamiento de la tienda de autoservicio, un vehículo Nissan línea Sentra se quedó bajo el agua, la altura alcanzó unos 15 centímetros por arriba de las llantas. Desde de la jardinera, el propietario observaba el lento desagüe del lugar, no sabe si su coche va a prender.

Casi a la normalidad

Foto: Scarleth Pérez

El panorama en el Hotel León ya casi regresaba a la normalidad, “ahí el agua se quedó a la altura de las escaleras de la entrada; las banquetas, arroyo vehicular y camellón eran un solo cuerpo de agua”, platicó Carlos, el guardia.

El director apuntó que primero se trabajó en la liberación de las vialidades, mismas que ya estaban totalmente despejadas, sin embargo, dijo, “en los comercios que se encuentran a desnivel muchos presentan afectaciones por la acumulación de agua, tal es el caso de la Bodega”.

Debido a las acciones de desfogue en Bodega, las cuales, se realizan con 3 bombas y 2 camiones, un par de coladeras se abrieron completamente para agilizar el flujo de agua sobre el bulevar López Mateos.

Los sensores de Sapal y Protección Civil registraron más de 100mm de lluvia en todo el territorio de la ciudad, como si toda la ciudad fuera cubierta por 10 cm de agua.

ac