Jessica de la Cruz

León.- Apenas tenía tres o cuatro días que Gabriel, un hombre de 52 años de edad, originario de León, había ingresado al centro de rehabilitación Sirviendo a Dios A.C., ubicado en la colonia San Miguel, cuando un paro cardíaco terminó con sus sueños de tener una segunda oportunidad y vivir fuera del vicio que tenía por el alcohol.

A las 19:30 horas del martes, la Central de Emergencias (911) recibió un reporte del interior del anexo para solicitar una ambulancia para un paciente que se encontraba en malas condiciones de salud.

Al llegar los paramédicos intentaron reanimarlo, sin embargo, nada se pudo hacer. Esa noche, familiares señalaban que a Gabriel lo habían matado al interior del centro de rehabilitación y que su cuerpo presentaba huellas de violencia.

Ante estos señalamientos, José Aguirre (mejor conocido como ‘el padrino Pepe’) quien es encargado del anexo comentó que las agresiones verbales e incluso acusaciones que recibió por parte de la familia son normales, porque los anexos están en el ojo del huracán y al final las autoridades serán las que deslinden responsabilidades del caso.

“El peritaje muestra que fue un ataque al corazón”, señaló José, quien añadió que el anexo cuenta con un permiso ante Desarrollo Urbano y están regularizados ante salubridad.

MD