Agencias

Los Ángeles.- Lemmy Kilmister partió para siempre hace poco más de cinco años, y fiel a su peculiar estilo, su legado se mantiene entre los fanáticos y aquellas personas más allegadas a él. De hecho, algunos de estos últimos atesoran más que un buen recuerdo del veterano vocalista de Mötorhead.

Al parecer, el legendario músico británico pidió que sus cenizas fueran introducidas en balas de grueso calibre y entregadas a amigos y colaboradores cercanos. El bigotón del heavy metal sigue siendo uno de los personajes más ‘badass’ del rock, aún después de su fallecimiento el 28 de diciembre de 2015 en Los Ángeles, California.

Hay que decirlo: Lemmy no sólo es recordado por ser el bajista y cantante de Mötorhead, también es recordado por su peculiar estilo de vida y una que otra excentricidad. Esa singular personalidad suya sigue intacta, incluso cuando él ya no está entre nosotros.

Este ícono del rock antes de partir se aseguró de que sus restos mortales tuvieran un digno destino. La prueba está en una reciente publicación en redes sociales que compartió el lunes el presentador de televisión Riki Rachtman.

En Twitter, el exconductor de ‘Headbangers Ball’ de MTV posteó la imagen de una bala bastante gruesa con el nombre del líder de Mötorhead inscrita en ella. Y uno podría pensar ‘¡ah!, es algún tipo de homenaje póstumo’, pero no.

Resulta que este proyectil contiene parte de las cenizas de Lemmy. “Antes de su muerte, él pidió que sus cenizas fueran puestas en algunas balas y entregadas a sus amigos más cercanos. Hoy recibí una bala y literalmente me hicieron llorar“, se lee en el posteo de Rachtman. 

Riki no es el único que ha tenido dicho honor. El año pasado, por ahí de febrero, el tenista Pat Cash subió una imagen a Instagram con un regalo similar, el cuál había sido entregado al vocalista de Ugly Kid Joe, Whitfield Crane.

Sin duda, Lemmy sigue haciendo ruido y sorprendiéndonos. ¿Qué te parece este regalo del bajista para sus mejores amigos? Habrá que ver qué otros músicos reciben este presente.