Redacción

Nuevo León.- El internet ha separado mucho a la sociedad, ha dividido en opiniones y de pronto en la cancelación de casi todo lo que existe.

Pero no todo es malo, por fortuna también ha servido para crear historias increíbles que son dignas de contar, compartir y lo más importante, de replicar.

Tal fue el caso de Montserrat, una mujer que vive en Apodaca, Nuevo León que le organizó una fiesta con todo y brincolín a sus hijos el pasado 13 de junio, pero nadie llegó.

Después de horas de espera, las mesas dentro de la casa seguían solas y de acuerdo a la mujer, sus invitados pusieron pretextos y excusas para no acudir.

Por lo que procedió a invitar a la bonita gente de las redes sociales para que la comida y todo lo preparado no se desperdiciara y aunque fuera con desconocidos, Gera de cinco años y Asís de 4, pudieran disfrutar un rato.

No pasó mucho tiempo cuando la magia ocurrió: varias personas comenzaron a llegar a la casa para festejar a los pequeños y a dejarles claro que solos no estaban.

Montserrat compartió las fotografías de cómo la gente iba acudiendo al llamado y agradeció a todos aquellos que se solidarizaron no solo con ella, sino también con sus hijos.

dm