Redacción

Estados Unidos.- Christina Greer de 38 años de edad fue condenada a pasar entre 64 y 102 años en prisión por haber abusado sexualmente de dos amigos de su hija, ambos menores de edad.

Estos hechos ocurrieron durante dos fiestas organizadas por la hija de la mujer, una menor de 11 años de edad quien había invitado a sus amigos a su casa en 2017 y 2018; en las dos, Greer permitió el consumo de alcohol y bocadillos con marihuana. Luego tuvo relaciones con dos adolescentes de 12 y 13 años.

De acuerdo a información proporcionada por la Fiscalía, cuando la mujer se dio cuenta de que se estaba realizando una investigación por los abusos, les pidió a los menores no hablar sobre eso, e incluso borró evidencia de sus teléfonos.

Sin embargo, se pudo recuperar el material fotográfico con contenido sexual que había en el móvil de una de las víctimas.

La propia hija de la mujer atestiguó en el juicio que su mamá la había llevado al supermercado a comprar alcohol y que ya en la fiesta, les había servido las bebidas; incluso dijo que también había escuchado que estaba intimando con uno de los invitados.

Después de algunos años, en marzo pasado, Greer fue declarada culpable por un jurado de Sarpy en Nebraska por tres cargos de agresión sexual en primer grado, seis por abuso infantil grave y dos más por manipulación de testigos.

Con información de RT*

dm