Las ventanas

Empleabilidad

El principal objetivo de la economía es desarrollar mejores políticas para minimizar los problemas y maximizar los beneficios que podemos obtener con nuestro esfuerzo. En esa condición, el estado ideal de las cosas sería que los individuos que estén dispuestos a trabajar puedan conseguir un empleo digno en un tiempo razonable. Es decir, un país con un alto nivel de empleo es el objetivo preponderante de una región ya que ello propicia un grado de aprovechamiento eficiente de los recursos. Por el contrario, el desempleo generalizado es desmoralizador y representa un despilfarro económico.

Algo va mal, claramente mal cuando la gente no puede encontrar un trabajo digno en el que pueda desempeñarse y aplicar todas sus potencialidades. Estar dispuesto y capacitado para encontrar trabajar y no tener la oportunidad de hacerlo tiene un sabor muy amargo. La aspiración de todo se humano que tenga las competencias para emplearse es legítima y la ilusión con la que los jóvenes se preparan en las universidades contrasta con la poca empleabilidad que van a enfrentar.

La definición tradicional de empleabilidad es esa facultad que tiene el individuo para colocarse en una posición laboral y permanecer en ella, aunque una visión más moderna tiene que ver con la capacidad de encontrar una actividad productiva constante y redituable que le permita hacer frente en forma digna a las obligaciones contraídas. Es decir, hoy no se trata de salir a tocar puertas a solicitar un puesto de trabajo, también tiene que ver con tocar esas puertas para ofrecer servicios necesarios.

En esta condición en el terreno profesional, una opción que se vuelve cada vez más popular es entrar al mundo del emprendimiento. El ejercicio profesional independiente es una posibilidad que se abre ya que hay un mercado listo para todo tipo de oficios y profesiones, que además trae consigo algunas ventajas como situarse en la posición de auto emplearse o de ofrecer empleo en vez de buscarlo. Workana, la plataforma más grande de contratación de freelancers —trabajadores independientes—, reporta cuales son las carreras con mayor potencialidad en estos mercados:

  1. Mercadotecnia. Las marcas necesitan posicionamiento en medios tradicionales y en línea, así como estrategias para acercarse a los clientes.
  2. Desarrollo web y de aplicaciones móviles. Dice el dicho que si no estás en la red, no existes. Aunque drástico, tiene su grado de verdad. El grado en que las empresas demandan este tipo de servicios está creciendo en forma importante.
  3. Comunicación. El desarrollo de contenidos se ha convertido en un bastión que genera demanda, no sólo en los medios tradicionales de comunicación sino en redes sociales y medios electrónicos.
  4. Diseño gráfico. Las empresas tienen un creciente interés en contar con contenidos gráficos de alto impacto que sean llamativos para sus clientes.
  5. Servicios de traducción. Las empresas globales requieren de contenidos que sean accesibles para sus trabajadores y para ello necesitan de traductores que los pongan en el idioma nativo de la región.

Si el principal objetivo de la economía es conseguir una situación en la que es desarrollar mejores políticas para minimizar los problemas y maximizar los beneficios que podemos obtener con nuestro esfuerzo, el principal objetivo de un individuo es prepararse para estar a la altura del reto. Por ello, los jóvenes que estén decidiendo qué es lo que van a estudiar tienen que tener en cuenta su vocación y el grado de empleabilidad que van a tener con su preparación.

Para lograr mayor empleabilidad con nuestros jóvenes, necesitamos encausarlos y aconsejarlos mejor. Hablarles con objetividad y con datos duros para que ellos puedan tomar una decisión informada sobre qué estudiar y cuál será el escenario que tendrán que enfrentar.