Las Ventanas

Otra vez, el Buen Fin

Una vez más el consumidor enfrenta el Buen Fin. Anuncios publicitarios, correos electrónicos, sugerencias de ‘big data’, redes sociales vibrantes, anuncios de radio, de televisión se vuelven impactos que buscan llamar la atención e impulsar el consumo. Oferta, descuento, oportunidad, son las palabras que nos pueblan la cabeza y nos dejan mareados. Es que no te lo puedes perder es la sentencia que repiquetea en nuestro cerebro y nos impulsa a comprar. Sentimos ansiedad de aprovechar tanto remate que terminamos comprando cosas que no necesitamos y que pagaremos a cortas mensualidades. Es más, seguramente, seguiremos pagando cuando la compra haya sido olvidada.

La intención es buena, se persigue activar el consumo para poner la economía en movimiento. Pero, cuidado, no todo lo que brilla es oro ni todas las intenciones son tan bondadosas y virtuosas como se presentan. Todo depende de la circunstancia personal. La economía se activa si y sólo si el consumo se corresponde con la capacidad de pago. Cuando nos excedemos, cuando compramos más de lo que podemos pagar, nos metemos en camisa de once varas y el círculo virtuoso se convierte en una calamidad. La calamidad inicia en un absurdo si encima compramos lo que no necesitamos. La compra se convierte en un desperdicio que se quedara arrumbada, olvidada, pero que tendremos que seguir pagando.

Son tantos los ejemplos de compras de impulso que con la promesa de pagos tan pequeñitos nos seducen y nos convencen. De repente, los estados de cuenta llegan a reflejar montos abultadísimos que son la suma de números chiquitos que se convierten en cifras impagables. Optamos por la terrible costumbre de no pagar el total sino el mínimo indispensable y aquello que debió salir barato, termina siendo un artículo carísimo, innecesario y olvidado. El sinsentido se apodera y, como en la novela de Robert Louis Stevenson, dejamos de ser ‘Dr. Jekyll’ y nos convertimos en el ‘Mr. Hyde’ de las compras. Al paso del tiempo, andamos lamentándonos por los rincones y no encontramos la forma de aliviar los compromisos.

El buen fin ha de verse con prudencia, especialmente en épocas en las que el crecimiento económico es cero y los pronósticos no son brillantes ni espectaculares. Como siempre, el análisis y la reflexión son el antídoto. La continencia es la mejor recomendación. El consumo inteligente activa la economía, el sobre endeudamiento, no. Es increíble la cantidad de veces que tropezamos y compramos ropa, aparatos eléctricos, electrónicos, juguetes y ‘monaduchas’ que no volveremos a usar y que quedarán olvidadas en el fondo de un cajón.

Otro problema es el espejismo del descuento. Lo sabemos, hay muchos que elevan los precios de venta de sus artículos y que dicen estar ofreciendo precios de barata maravillosos y, si comparamos, llegaremos a la conclusión de que están vendiendo a precio regular y que el descuento es una promesa incumplida. Vamos a la tienda, salimos con un artículo creyendo que hicimos la mejor compra del año y se nos parte el corazón al darnos cuenta de que no fue así y que pagamos lo mismo que habríamos pagado en otra época del año. Por eso, lo mejor es detener las ansias, allegarse de información, comparar y decidir con calma para no tener quebraderos de cabeza más adelante.

Para el Buen Fin, el consejo de mi mamá es pertinente: cuando vayas a comprar algo, piensa en dónde lo vas a poner y cuántas veces lo vas a usar. Así, tal vez comprar una televisión o una computadora o una herramienta de trabajo sea una buena opción en vez de comprar otra camiseta de algodón color blanco que a la primera lavada quedará inservible y que tendremos que seguir pagando, incluso cuando ya nos olvidamos de ella.

Comentarios

Comentarios