Tú consultas, nosotros consultamos

No cabe duda de que los consejos de las abuelas están llenos de sabiduría. Si ellas decían que calladitos nos vemos más bonitos y que nos arrepentimos de lo que hablamos y no de lo que callamos. Pues, hay que hacerles caso o atenernos a las consecuencias. Por eso, más nos vale andarnos derechitos y cuidar la boquita en vez de escupirle al cielo y andar dando mal ejemplo.

Resulta que algunos gobernadores andan alborotando la gallera y como que al presidente López Obrador no le está gustando tanto ruido.  Cuatro de los 10 gobernadores que integran la Alianza Federalista anunciaron que realizarán una consulta pública en sus respectivos estados para preguntar a la población si están de acuerdo en permanecer en el Pacto Fiscal. Los gobernadores de de Jalisco, Nuevo León, Michoacán y Aguascalientes quieren seguir el ejemplo del primer mandatario. Lo que pasa es que a él ya no le está pareciendo que eso pueda ser una buena idea.

Por lo pronto y a la voz de ya, el gobernador Enrique Alfaro, ya anda diciendo que va a comenzar el proceso para que se lleve a cabo una consulta en la que se les pregunte a los ciudadanos de Jalisco si quieren que el estado permanezca en el pacto federal. “En Jalisco vamos a iniciar a partir de este momento la ruta para hacer una consulta a los ciudadanos, para saber si están de acuerdo en que nuestro estado permanezca en esta relación abusiva con la federación”, dijo Alfaro a medios de comunicación.

Alfaro retoma lo dicho por el presidente, aprovecha para darle una sopa de su propio chocolate y suscribe lo dicho por López Obrador: se debe preguntar a la gente. Parece que el mandatario jalisciense comparte la opinión, por lo que declara que: “vamos a consultar a los ciudadanos si estamos dispuestos a mantener una relación en la cual Jalisco aporta muchísimo a la federación y lo que recibe son malos tratos, groserías y desdenes como los de hoy”.

En realidad, nos quiere ganar la risa. Seguramente, en Palacio Nacional la idea les debe de estar cayendo como una piedra en el dedo chiquito. Y, es que al señor presidente ya se le pasó la mano. Es el primer titular del ejecutivo que no se reúne con las autoridades gubernamentales. Ante la negativa de Andrés Manuel de reunirse con los integrantes la Alianza Federal, ellos respingan.

La verdad, no se entiende esa necedad del presidente por cortar el diálogo, por fraccionar y dividir. El gobernador Alfaro expresó que reunirse con ellos “no le quita nada, no lo hace menos presidente”. Más que quitarle a él, rompe el diálogo republicano, fracciona la patria y provoca reacciones que luego no le gustan.

Yo imagino que en todos los escenarios que prefiguró el mandatario nunca se imagino que sus prácticas le fueran a pegar en la nuca como si hubiera lanzado un búmeran. Silvano Aureoles también quiere consultar a los ciudadanos de Michoacán. Dice que se pondrán de acuerdo entre los integrantes de la Alianza Federal y así entre gobernadores acordarán cuáles serán los siguientes pasos que van a dar. Pero, parece ser que de que habrá consulta, habrá consulta. O eso nos dicen.

Jaime Rodríguez, El Bronco, anda más que puesto para seguirle el ritmo a sus colegas y afirma que en Nuevo León ya también andan pensando en como organizar la consulta. ¿No sería más fácil que se girara una invitación para que los gobernadores que no están en su partido vayan a tomarse unas aguas frescas a Palacio Nacional? A lo mejor entre los vasos de jamaica y tamarindo, se ponen de acuerdo y dejan de estar jalándole los bigotes al tigre. Esto no es cuestión de vigores o de andar jugando a las fuerzas. Si pierden unos, perdemos todos. Y, la verdad, este tema parece una ocurrencia para neutralizar a López Obrador.

La medicina que nos sabe peor es la que nosotros recetamos en el pasado. Imagino que Andrés Manuel andará haciendo algo de bilis. Porque si él consulta, ¿por qué los demás no podrían hacerlo? Entonces, tú consultas: nosotros consultamos, dicen los gobernadores que no militan en el partido del presidente.