Conecta con nosotros

Cecilia Durán Mena

Las ventanas

Renta mínima y empleo garantizado

Periodico Correo

Publicado

En

Renta mínima y empleo garantizado

Ahora que ya nos inauguramos en esta nueva etapa de normalidad —cualquier cosa que eso signifique—, hay hechos y opiniones que debiéramos analizar y discernir. El hecho real es que la economía ha sido golpeada con furia, que la oferta de empleo se ha contraído y que las necesidades se han multiplicado.  Los países latinoamericanos tuvimos la oportunidad de anticiparnos a lo que nos iba a llegar, sabíamos lo que estaba sucediendo en Europa y pasaron unas cuantas semanas para que aquello se replicara con la furia acentuada de la precariedad. No somos países ricos. Seguimos gozando de ese privilegio, podemos mirar lo que pasa allá para prepararnos para el impacto.

Según Alberto Pastor, profesor de Economía de la IESE, en España se ha triplicado el número de solicitudes para recibir alimentos; solo un veinte por ciento de quienes creen tener derecho a ayudas las han recibido; hay más de mil doscientas personas durmiendo en la calle. Mientras la emergencia médica parece calmarse, es indudable que crece el sufrimiento social. Si allá la situación es dura, ya nos vamos imaginando el escenario probable que vamos a observar en México.

Me temo que no podemos hablar de normalidad, nueva o como la conocíamos, mientras la causa de esa anomalía no esté en vías de solución. No se trata de ser ave de mal agüero, pero si antes ya estábamos viendo una desaceleración en la economía del mundo y en territorio nacional también, la pandemia ha empeorado las cosas. Las perspectivas inmediatas son malas, porque se prevé que este año la tasa de desempleo va a aumentar.

Mientras hablamos de normalidad y de entender que hay que abrir las puertas porque en el corto plazo ya no hay posibilidad para seguir encerrados —hay que salir a traer el sustento—, en el mediano plazo el panorama es aún más alarmante: un consumo privado débil y un turismo convaleciente auguran un crecimiento lento, de tal modo que sólo una política decidida de gasto público puede frenar un descenso continuado de la actividad. Se trata de economía, eso es lo que dicta la teoría económica.

Ante semejante panorama, que es el que nos toca sortear, hay que temer que las empresas busquen consolidar su posición ganando en eficiencia más que ampliando sus operaciones, y que para ello presten especial atención a la rentabilidad y a prescindir de personal, aprovechando las oportunidades que brindan los avances de la digitalización. Si privilegiamos a las máquinas por encima de la generación de empleos, corremos así el riesgo de que el crecimiento del PIB no se vea acompañado de una creación adecuada de trabajo. Si eso es así, sálvese quien pueda. O, como dijera Keynes, si el mercado no responde, el Estado tendrá que hacerlo. Sólo el Estado puede evitar la catástrofe impulsando directamente la oferta de empleo.

Lo más probable es que los próximos meses veamos crecer el número de personas aptas para trabajar que habrán perdido su empleo. Según el profesor Pastor, poca gente, tal vez los más jóvenes, podrán participar en programas de formación; el resto pueden sentirse abandonadas por una economía que quizá recupere su ritmo de crecimiento, pero sin contar con ellas. Lo único que parece ofrecerles nuestra sociedad es un ingreso mínimo garantizado: una ayuda indispensable, en una emergencia como la que estamos viviendo.

Es el Estado –y nadie más que el estado– quien tiene la capacidad de evitar la catástrofe impulsando directamente la oferta de empleo. Esta propuesta no es una novedad,  la agencia creada por Roosevelt como pieza central de su new deal se hizo cargo de crear fuentes de trabajo. La Work Progress Administration (WPA), fue una agencia estatal cuya misión era ofrecer empleos. Una buena propuesta sería buscar un salario mínimo local y en condiciones de trabajo decentes para todos aquellos desempleados que lo necesitaran. Es lo humano.

En España ya se discute sobre este tema. Ya lo piensan y analizan propuestas para una renta mínima y empleo garantizado. Sé que se trata de una idea atractiva, aunque de difícil puesta en práctica y que muchos están listos para criticar. Pero, allá ya se inició la reflexión y el debate. Están preparándose y, los países latinoamericanos tenemos la oportunidad de anticiparnos a lo que nos va a llegar, sabemos lo que estaba sucediendo en Europa y lo que nos va a tocar.

Comentarios

Continuar Leyendo
Publicidad

Cecilia Durán Mena

No es lo mismo

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

No es lo mismo

No es lo mismo ver los toros desde la barrera que enfrentarlos en el ruedo. Si uno habla de regresar a la nueva normalidad y ve lo que está sucediendo en las plazas del país, no queda otra que preguntarnos qué es lo que estamos entendiendo y qué es lo que todavía no logramos comprender. Las imágenes que nos llegan de las playas de Acapulco, las filas que se hacen en la Ciudad de México para entrar a los centros comerciales, los reportes de gente que hace fiestas sin tomar ningún tipo de medida de seguridad contrastan con las de los hospitales donde los enfermos están padeciendo y hay gente muriendo.

Según los datos de la página oficial de Covid del Gobierno Federal, existe una estimación de casi trescientos treinta mil casos positivos y una cifra cercana a las cuarenta mil defunciones. Son personas que han padecido el yugo de la enfermedad, que tienen nombre y apellido, pero que en la frialdad de los números, se pierden, se dejan de ver, se diluyen. Si no, uno no entiende cómo es posible que haya personas que, a estas alturas, sigan pensando que no pasa nada.

Pero, cuando uno habla con personas que ya sufrieron los golpes de este flagelo, las cosas se ponen de otro color. Entender el dolor específico de esta familia que perdió padre y madre, que murieron con la angustia de dejar huérfanos a adolescentes, hablar con parientes de enfermos que tienen hospitalizados a sus enfermos y que no saben nada porque al traspasar el umbral del sanatorio entran a un vórtex del que es imposible presumir cuál será el resultado.

Sin duda, no es igual ver las cosas desde los que ya tienen que salir a trabajar, porque de otra manera, no hay para pagar el pan y la sal que todos los días tiene que haber sobre la mesa. Eso se entiende. Lo que es difícil de dilucidar es la urgencia de ir a ponerse en riesgo con un entusiasmo y una alegría que de tan imprudente, raya en la inconsciencia. Tal vez, nos hace falta hablar con estos triunfadores que ya fueron a la guerra contra el virus, que ya se enfermaron, padecieron y vencieron.

De todos los sobrevivientes del Covid19 con los que he tenido la oportunidad de hablar, no ha habido alguno que entienda como es que alguien no tiene la disposición de cuidarse. Me han contado lo terrible que fue la falta de aire, el cansancio permanente, la sensación perpetua de nausea. No podemos equivocarnos, no son los síntomas de una gripa común. Sin embargo, no es sólo eso: es lo que tuvieron que padecer. El aislamiento y el encierro fueron parte de la situación, pero lo peor fueron esas miradas de miedo, ese rechazo, el pánico con el que fueron vistos.

Queda una sensación como la que se relata en los escritos del Antiguo Testamento sobre los que estaban enfermos de lepra y les ponían un cencerro para advertir que ahí venía una persona infectada. Y, lo que pasa con ellos una vez que ya están aliviados. La gente los sigue viendo con desconfianza, hay un resquemor que raya en pánico. Lo curioso es que esa reacción es contradictoria. Esos que le tienen tanto miedo a los que se infectaron, no se sienten amenazados por andar sin tapabocas o saliendo de fiestas. Somos curiosos.

¿Por qué será que la gente que huye de una persona que se contagió y se alivió o que es capaz de agredir a personal médico que está luchando en favor de los enfermos, son los que se ponen el tapabocas de gorro y le juegan a Juan sin Miedo y no adoptan medidas de seguridad?

No sé, será que pensamos que no es lo mismo lo que les pasa a los de enfrente que lo que me amenaza a mí en lo personal. Tal vez, no sería lo mismo si hubiera mayor difusión de esos casos de éxito y se le diera voz a estos guerreros que ya vencieron la enfermedad. Si los escucháramos y nos enteráramos, seguro haríamos caso. Si le pusiéramos nombre y apellido a las personas que han caído en la lucha, veríamos las cosas diferentes.

Es que, las cifras son frías y a veces no nos dicen mucho. Sin duda, no es lo mismo enterarte del conglomerado de números ajustados y estadísticas que saber que hubo alguien a quien tu quieres que se contagió y tuvo que recorrer este camino tan duro. Por los que triunfaron y por los que se quedaron en el campo de estas batallas, más nos valdría entender.

Continuar Leyendo

Cecilia Durán Mena

Una extraña visita

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

Una extraña visita

La vistita que este miércoles hizo el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se puede calificar como extraña. La agenda del día en Washington no ofreció razones que nos aclaren por qué era necesaria esta visita, sobre todo en medio de circunstancias tan curiosas: una pandemia, un festejo trilateral al que sólo atendieron dos mandatarios. Y, no nada más ello, sino las actividades que el mandatario mexicano eligió al estar en la capital del país anfitrión.

También es extraña, porque, para fortuna de propios y extraños, el presidente Trump fue moderado y aceptablemente amable. Se reunieron, hablaron y se sonrieron. No se hizo una oportunidad para que López Obrador se reunira con legisladores demócratas o grupos inmigrantes. En vez de eso, AMLO se dispuso a colocar una corona de flores en el monumento a Abraham Lincoln y en una estatua de Don Benito Juárez. Su reunión con Trump en la Casa Blanca fue orquestada meticulosamente, tal como lo haría un wedding planner: diseñada para crear la atmosfera ideal de una sesión de fotos para celebrar el inicio del T-MEC, el nuevo tratado de libre comercio entre México, Estados Unidos y Canadá, que ha reemplazado al TLCAN.

En ese ambiente, la intervención de López Obrador se orientó a agradecer a Trump por su amabilidad hacia México —lo que nos hizo levantar las cejas—, una afirmación realmente extravagante dirigida a uno de los presidentes más xenófobos de nuestros tiempos. Lo que ganó el líder mexicano con esta visita podría seguir siendo un misterio, pero Trump con seguridad utilizará la ceremonia de firma de este miércoles como parte de su campaña electoral.
No se trata de regatearle a López Obrador el hecho de que fue tratado por Trump con cordialidad y entender que verlos cerca, diciendo palabras bonitas, ayuda. ¿Cómo no va a ayudar andar de luna de miel con el mandatario de los Estados Unidos? Pero, ya sabemos que este hombre es veleidoso y puede tronar contra México en la primera oportunidad que se le presente. Fue bueno verlos brindar y decirse palabras lindas, aunque a la distancia luzcan huecas y un poco falsas.

El hecho de que Lopez Obrador haya decidido visitar a Trump, nos puso nerviosos. Llamó la atención que haya ido hasta allá para alabarlo personalmente y regocijarse por un tratado comercial que ya está en vigor —en medio de una crisis sanitaria y una campaña presidencial. Las cosas claras, le fue bien, pero no es la señal de heroísmo, que algunos lisonjeros de AMLO repiten, tampoco creo que haya sido un acto de capitulación. Se vale que en democracia todo sea sonrisas y caravanas. Ya veremos lo que viene después.

Tampoco creo que López Obrador haya desperdiciado una oportunidad para confrontar a un hombre al que ha criticado, desde lejos, por años. Ni modo que hubiera ido a reclamarle a Trump por sus políticas antiinmigrantes. Tampoco creo que hubiera sido apropiado que le regalara el libro en el que recopiló esos discursos apasionados que llamado Oye, Trump, en el que calificó al muro fronterizo de como “un monumento a la crueldad y la hipocresía” y comparó la retórica antimexicana del gobierno con la Alemania nazi. Los dos saben ser groseritos y se contuvieron, menos mal.

No se mostró nada de esa bravuconería en la Casa Blanca. Por suerte, ganó la prudencia y se prefirió dar elogios. Los simpatizantes de López Obrador probablemente alegarán que este cinismo es, de hecho, una inteligente estrategia de pacificación. Los detractores pensarán que la sumisión nunca es buena diplomacia.
Esta extraña visita resultó bien, porque no se regresaron con cajas destempladas. A López Obrador le fue bien con Trump, le fue mejor que a muchos otros mandatarios que se han quedado peinados de raya en medio por los sofocones que les dio el presidente de los Estados Unidos.

Continuar Leyendo

Cecilia Durán Mena

El viaje del presidente

Periodico Correo

Publicado

En

Por

Edición

El viaje del presidente

Es difícil de entender, pero, por fin el presidente López Obrador decide hacer su primer viaje internacional. De todas las oportunidades que tuvo, eligió una de las oportunidades más extrañas y logró algo que no se había dado antes en todo su mandato: hermanó el sentimiento de chairos y fifís, de liberales y conservadores. Todos tenemos un miedo razonable de que el anfitrión no trate bien a su visita. Y, no es para menos, ya conocemos que Donald Trump no tiene miramientos y que se le puede ocurrir que la presencia de su homologo le sirva para hacer una de las suyas.

Resulta complicado concebir los porqués de la elección de López Obrador, que pudo haberse inaugurado en esto de los viajes internacionales en escenarios más amigables, en donde además pudo haber convivido con otros mandatarios, en ocasiones que fueran más lucidoras y neutrales. Pero, ya sabemos que a AMLO le gusta la adrenalina y eso de hacerle cosquillas al tigre, le da risa. Ojalá no me lo dejen con cajas destempladas.

Cuando algo no se entiende bien, a mí me da por desconfiar. Y, sin duda es sospechoso que el motivo de la reunión sea la celebración de la entrada en vigor del TMEC, porque el tratado des tripartita y en el festejo el mandatario canadiense estará ausente. Por supuesto, uno se pregunta ¿por qué Justin Trudeau no va a ir? Seguro se enteró de que. además de dialogar sobre el tratado que sustituye al antiguo TLCAN, el Presidente López Obrador también expondrá temas inherentes a los intereses del país, al tiempo que pedirá un trato respetuoso hacia los migrantes que residen en la Unión Americana. Buena suerte con eso, dirá. Allá que se hagan bolas ellos solitos, mejor yo después voy a México.

Por eso, andamos mortificados, lo mismo los adoradores del presidente que sus críticos acérrimos. Y, no es para menos. Donald Trump anda tiene sus necesidades, le urge hacer campaña y el horno no está para bollos. Con el Covid19, el mundo del espectáculo anda alicaído y las artimañas que lo llevaron a la Casa Blanca no le servirán como estrategia esta vez. Hay casas encuestadoras que le ven un triste pronóstico a las pretensiones del actual presidente de Estados Unidos para reelegirse. Y, así las cosas, debe estarse devanando los sesos para ver qué se le ocurre que sea mediático y contundente para volver a atrapar el cariño de sus electores.

En esta condición, hay preocupaciones sobre el viaje del presidente López Obrador a Estados Unidos. Vemos a Donald Trump como un gato goloso que se está relamiendo los bigotes. Claro, sabemos que el presidente mexicano no es una blanca palomita y que tampoco es un corderito que camine alegremente a la boca del lobo. Pero, se nos alborotan los nervios de pensar lo que puede suceder. Dicen por ahí: piensa mal y acertarás. ¿Qué nadie en el grupo de asesores del AMLO ha pensado en esas posibilidades?

Se ve complicado el programa de los mandatarios no tenga puntos de rispidez. Que se circunscriba a llevar ofrendas a los monumentos de Abraham Lincoln y Benito Juárez en compañía de Donald Trump, mientras que, por la tarde-noche, ambos se sienten a platicar festivamente en la Casa Blanca y se dediquen a echarle porras al futuro glorioso del TMEC. Ni que no los conociéramos. Sin embargo, ese es el plan. López Obrador tomará un vuelo comercial, en un vuelo que lo conducirá a Washington, en el que irá con una comitiva que en otros años era vista como la plana mayor.

Y, allá estará dos días que espero pasen rápido y en forma tersa. Que se den los festejos y que todo vaya como está previsto. Porque, para este viaje del presidente López Obrador, todos tenemos los mejores deseos, sin importar de qué lado de la línea nos encontremos. Y, también hay que decirlo, sin importar nuestras diferencias, hay preocupación de que las cosas no resulten como e

Continuar Leyendo

Publicidad

Portada Impresa

Cartón

Publicidad

Publicidad

Marcador

Salud

Ciencia y Tecnología

Extravagario