Redacción

México.- Fue un 11 de septiembre del 2001 cuando el mundo entero se paralizó. La noticia se limitó a las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York: habían sufrido un ataque terrorista.

La organización yihadista Al Qaeda había enviado cuatro aviones que habían secuestrado para que se estamparan en los edificios la mañana de aquel martes.

El saldo fue catastrófico: el conteo de muertos paró en las 2 mil 996 fallecidos, en los que estaban los 19 terroristas; desaparecieron 24 víctimas y hubo más de 25 mil heridos que hasta el momento, sufren por las lesiones causadas.

Después del 9-11, surgieron miles de teorías en torno a estos hechos en internet. Todos basados en lo surgido aquel día y en los extensos informes de las agencias del gobierno estadounidese y grupos de expertos. Aunque hay mucha gente que asegura que se ha escondido por años la verdadera razón del ataque.

Incluso de ha dicho que los familiares de los supervivientes planean presentar pruebas ante un Gran Jurado en el que se dice que usaron explosivos para derrumbar el World Trade Center.

Respecto a ello, el Instituto Nacional de Estándares y Tecnología explicó unos años más tarde, que los aviones que chocaron, descargaron cerca de 30.000 litros de combustible sobre la estructura, lo que explica el incendio de las torres que generó temperaturas de 1.000 grados y luego su desplome.

Otra de las teorías está vinculada a la hipótesis del derribe de temprano del edificio 7 del WTC, que no había sido dañado directamente por los aviones, por lo que se dice, que fue un plan del gobierno estadounidense.

Sin embargo, un informe incluido dentro de la carpeta del 9-11 es que colapsó debido a los incendios tras el desplome de la Torre Norte.

Detrás de los complots que se le atribuyen a la administración de George W. Bush, también está el encubrimiento de una supuesta termita que se encontró en los restos. Aseguran que esto es un tipo de material pirotécnico que se usa para soldar. No obstante, el Servicio Geológico de Estados Unidos y el laboratorio de RJ Lee, desecharon la teoría.

Recordemos, que una semana después de los atentados al WTC y el Pentágono, medios de comunicación y políticos comenzaron a recibir cartas con esporas de carbunco o ‘ántrax‘ , causando cinco muertes. Esto lo vincularon también al ataque.

Había algunos que hacían válida la versión de que habría sido un misil o que el avión 93 de United Airlines (que se estrelló en un campo de Pensilvania después de que los pasajeros intentaran tomar el control- había sido derribado por Fuerzas Aéreas Estadounidense.

dm