“AVENTADO”. Le comentaba ayer que entre los pocos priistas que alguna vez derrotaron al PAN y que podrían volver a las andadas buscando que su segunda parte también sea buena, llama la atención el interés de Mauricio Trejo Pureco por ser otra vez candidato del tricolor a la alcaldía de San Miguel de Allende.

RECUERDOS. El empresario tricolor doblegó en 2012 a Roberto Franyutti y dio uno de los campanazos de este partido en esa elección en la que también ganó León y algunas diputaciones de mayoría locales.

CIFRAS. Trejo sostiene que el PAN ha mantenido una votación en elecciones municipales que oscila los 24 mil o 25 mil sufragios de 2006 a 2018 y que solo él rompió la votación alcanzada por el PRI que nunca superó los 10 mil votos en este milenio más que cuando él compitió y superó los 27 mil sufragios.

LAS EXCEPCIONES. Curiosamente, el priista cree que la coalición con el PRD puede sumar con él como candidato y cita que en 2003, con Manuel Rosas llegó a 18 mil votos, cifra muy superior a los 3 mil que suele obtener el sol azteca que cada vez pega menos en Guanajuato. Eso dicen los números aunque ya sabemos que no siempre en los temas de coaliciones, 2 más 2 suman 4.

ENTORNO. En 2012, cuando él compitió dominaba el efecto positivo Peña Nieto y el desgaste de los gobiernos panistas. Hoy, el desgaste azul puede ser tan o más profundo pero las estructuras priistas no asustan mucho y el PRI no tendrá ni de lejos, las carretadas de dinero que dispuso en aquella elección.

ALGO ES ALGO. Como quiera que sea, el PRI puede presumir que en este municipio sí pudo fichar al candidato idóneo, la excepción a la regla en el terruño.

MAURICIO, REGIDOR. La explicación está quizá en la nueva regla electoral que permite al candidato a alcalde formar parte de la planilla que registre. Una campaña competitiva quizá no le alcance a Trejo para ser alcalde pero sí para convertirse en la cabeza visible de un bloque opositor que realmente ponga contra las cuerdas en la toma de decisiones a Luis Alberto Villarreal en un eventual segundo trienio. Puede ser.

LAS ILUSIONES DE LA CHIQUILLADA EN GUANAJUATO

RITMOS. Y mientras PRI y PAN aventajan en la definición de sus candidatos, en Morena se la llevan tranquila a la espera de que amainen sus tormentas internas y se pongan de acuerdo en la selección de candidatos la suma de tribus que conviven en ese movimiento.

EL DUEÑO. Por su parte, la chiquillada política aprovecha la calma chicha que anima a sus institutos y avanza sin broncas en la definición de sus suspirantes. En el Verde, Sergio Contreras, amo y señor de las decisiones y dueño de la candidatura a alcalde de León ya trazó su calendario.

CON CALMITA. Tras declararse desierta la convocatoria que se lanzó en diciembre, en unos días más arrancará una gira por el estado para recabar propuestas que serán presentadas al Consejo Político que definirá a los candidatos. Todo el show está armado para que los dedazos se cuadren en cada municipio. El 13 de marzo, el consejo político estatal palomeará a los elegidos y elegidas.

Un mes antes, el 13 de febrero, sesionará el consejo nacional que definirá los candidatos a diputados federales.

LA ESPERANZA MUERE AL ÚLTIMO. En Movimiento Ciudadano, el 5 de marzo se llevará a cabo la Asamblea Nacional Electiva en donde se definirán todas las candidaturas locales y federales. En el caso de León, la candidatura a alcalde quedará entre Luis Andrés Alvarez y Daniel Malacara aunque no pierden la esperanza de que Desiré Angel, vocera del Movimiento Sí por México, les dé el sí. Bueno, se vale soñar.

FICHAJE. Por su parte, José Luis Zúñiga, líder de Redes Sociales Progresistas anunció que del 10 al 14 de enero se desarrollarán los registros de candidatos a Ayuntamientos. Ya confirmó que en León está firme el exregidor priista Aurelio Martínez, mejor conocido como “Chachis”.

LA DEL ESTRIBO…

Mientras aguardamos el rebote en las cifras de contagios por Covid19 de las fiestas reuniones de fin de año, qué tal las aglomeraciones que se viviron ayer en centros comerciales y tianguis instalados tradicionalmente en todos los municipios de la entidad con motivo del día de Reyes. Las aglomeraciones que se vieron, en tiempos del nuevo coronavirus, fueron de antología. La economía no se detiene mientras los hospitales siguen poblándose.

PANCHO ARROYO: A 5 AÑOS DE LA ÚLTIMA EMBESTIDA

Francisco Arroyo Vieyra explotó hasta la última gota el poder de su influencia en el PRI para mantenerse vigente en la nómina gubernamental. Pero no solo a él sino a los suyos.

Hace 5 años que arrancaba la última gran embestida para garantizarle un espacio a su hija como candidata a diputada federal de mayoría, una vez que se disipaban las posibilidades de que fuese nominada para una plurinominal.

Y a sabiendas de que en política era imposible ganar todo, el ahora factótum de Movimiento Ciudadano en Guanajuato, no dudaba en sacrificar en esa embestida al exmagistrado Luis Felipe Luna Obregón.

Ya había logrado colocar a Edgar Castro Cerrillo como candidato a alcalde en la capital del estado y mantenía la esperanza de que su hija se quedara con una plurinominal federal. Cuando supo que esas posiciones serían para la entonces alcaldesa de León, Bárbara Botello y para Azul Etcheverry, puso manos a la obra.

La entonces diputada local Erika Arroyo Bello decidía registrarse como precandidata a diputada federal en una jugada que tenía varias implicaciones y un damnificado directo: el también diputado local Luis Felipe Luna Obregón.

Luna Obregón se registraba ese mismo día. El exmagistrado había aspirado a ser candidato a alcalde pero esa nominación ya la tenía Edgar Castro. En suma, sería doblemente sacrificado en el movimiento de fichas arroyistas.

El resto de la historia se conoce. Arroyo papá era jefe de la oficina de la Cancillería y marcharía después a Montevideo como embajador de México en la capital uruguaya mientras que Arroyo hija, eso sí, se batió en un interesante duelo con Raquel Barajas, también exmagistrada y hoy integrante del staff jurídico del gobernador Diego Sinhue.

No todo le caía del cielo a la familia. El triunfo de Erika Arroyo resultaba meritorio por ser de lo muy poco rescatable para el PRI en la elección de 2015 cuando perdió casi todo lo que le había arrebatado al PAN en 2012.

Los Arroyo presenciaban desde sus respectivos cargos la debacle priista en 2018 y hoy, a 3 años de distancia, están de regreso, merced de la amistad que une al exsenador y exdiputado federal con Dante Delgado, dueño de Movimiento Ciudadano.

Y seguirán dando lata…

LOS PRIISTAS QUE VAN A MORENA: TIEMPO DE TRÁNSFUGAS

En política nada es casualidad y mucho menos en tiempos electorales. Justo al día siguiente en el que el PRI da a conocer sus listas de precandidatos a alcaldías, diputaciones locales y federales, una de las que sonaban en León, Janet García Sandoval, se reunió con el precandidato morenista a la alcaldía, Marcelino Trejo.

Obvio, en estos tiempos, si no se publica en redes sociales, no sucedió y la foto es posteada en un mensaje con dedicatoria a los jerarcas priistas que ayer se regodearon de la santa paz y civilidad en la que transitó la primera fase de su registro de aspirantes.

Janet García estaba considerada en una candidatura en el tricolor y no aceptó. Ahora queda clara la razón. Ella fue secretaria general de Luis Gerardo Gutiérrez Chico, exdirigente en León y próximo candidato a diputado federal.

Marcelino Trejo está a la caza de priistas decepcionados o que no verán satisfechas sus aspiraciones en el tricolor. Y no hace falta ser mago para adivinar que mucho tiene que ver en ese lance, José Guadalupe Pedroza Cobián, exdirigente del PRI leonés, miembro del comité estatal en tiempos del gerardismo y ahora asesor y sombra del abogado, aspirante adscrito al bloque de Ricardo Sheffield.

Los rebotes del mensaje llegan hasta la sede del priismo estatal y del naciente cuartel del joven precandidato a la alcaldía, Pablo López Marún que ya enfrenta rumores de más fugas de priistas a Morena. Se escuchan rumores por ejemplo que la actual regidora, Vanessa Montes de Oca ya habría sido tentada por Morena.

López Marún ya tiene una larga lista de recomendadas y suspirantes mujeres a entrar en los lugares 1 y 3 de su planilla, altamente cotizados desde ya.

Quizá quienes suspiren y les digan que no, son potenciales adscritas al morenismo. Y no es que haya candidaturas de sobra en este partido o que estas sean muy atractivas.

Pero nadie le hace el feo a un cargo en el gobierno federal. Ayer el delegado enviado del CEN, Mauricio Ortiz Proal fustigó a quienes juegan con otras fuerzas políticas sin haber renunciado al tricolor.

El problema es que de aquí a marzo cuando sea el registro de candidatos, la fuga de priistas podría incrementarse sustancialmente, sobre todo a Morena.

Por ejemplo, hay quienes apuestan a que la exregidora barbarista Norma López Zúñiga que es precandidata a diputada local en León, no llega al registro oficial.

Es el nuevo frente que deberán atender los jerarcas priistas. Que sus militantes, aguanten los cañonazos del morenismo.