Staff Correo

León.- Él fue condenado a 12 años y 10 meses en prisión. Ella debía pasar ocho años y nueve meses tras las rejas.

Ambos fueron detenidos en 2007, y en 2010 un juez confirmó que eran culpables de los delitos de enriquecimiento ilícito, violación a la Ley de Armas de Fuego y tráfico de personas.

Sin embargo, desde 2014 ambos ya disfrutaban de su libertad… y hasta presumían sus viajes por diferentes partes del mundo y playas de México.

Se trata de Óscar Manuel Navarrete Orozco y María América Maldonado Alfaro, los dos exagentes del Instituto Nacional de Migración (INM) que obtuvieron más de 14 millones de pesos producto del tráfico de indocumentados, sobre todo mujeres sudamericanas que eran explotadas en el sexoservicio en el municipio de León.

A pesar de la gravedad de los delitos que cometieron, ahora trasciende que ambos están libres antes de cumplir la mitad de su condena.

Gozan en libertad

China, Londres, Puerto Vallarta, Tzintuntzan y otras playas de México han sido los destinos elegidos por los exagentes del Instituto Nacional de Migración para recrearse tras salir de prisión. Fotos: Especiales

De acuerdo con las sentencias que ambos recibieron, Óscar Manuel Navarrete debió salir de prisión en julio de 2020, mientras que María América Maldonado habría terminado su condena a mediados de 2016.

La pareja, sin embargo, recuperó su libertad hace más de siete años y desde entonces presumen viajes y paseos por diversas partes del mundo.

Periódico Correo pudo corroborar que la pareja regresó a su vida cotidiana apenas dos años después de recibir la sentencia –el 1 de diciembre de 2010—.

Desde 2014, Óscar Navarrete presumía en sus redes sociales la adopción de una mascota, la pérdida de peso y una serie de viajes por lugares como Tuxtla Gutiérrez, Puerto Vallarta, entre otros sitios nacionales e internacionales.

María América, por su parte, cambió su nombre en redes sociales (aparece como Latika Yaman), pero también es etiquetada y presume viajes a diferentes lugares, como China, Londres y playas nacionales.

Recientemente, registraron su visita en la colonia Portones del Campestre, en León.

“Amor a prueba de todo”, comentó una prima del exagente del INM en una foto de la pareja.

Sortean residencia de lujo

En un espacio de mil metros cuadrados dentro de la zona residencial de Balcones del Campestre, está edificada una casona con tejas en las pendientes de sus techos, vistosos detalles en sus altas columnas al frente, y un diseño que le llevó al apodo de ‘La Granjita’.

Sin embargo, la historia de la finca no es tan majestuosa como los arbustos que le rodean, y mucho menos, como los 14 millones de pesos en los que está valuada.

Hace dos semanas, bajo la dinámica de rifar propiedades incautadas, el Gobierno Federal incluyó esta casa en el último Sorteo de la Lotería Nacional, que celebraba el aniversario de la Independencia de México.

Incluso, en los flyers publicitarios de la Lotería Nacional se presumía como el quinto mayor premio de la ocasión, por debajo de una casa en San Ángel, un palco en el Estadio Azteca, un rancho en Morelos y un departamento en El Pedregal.

Pero, para llegar hasta esa instancia, tuvieron que pasar casi 14 años.

La casa, de estilo colonial en el interior, adecuada con cuatro habitaciones, alberca, jardín, entre otras amenidades, había sido incautada durante el año de 2007, luego de que se detuviera a sus propietarios: Óscar Manuel Navarrete Orozco y María América Maldonado Alfaro.

Ellos, eran agentes del INM, adscritos a la delegación de la ciudad de León, y aunque gozaban de un sueldo que rondaba los 6 o 7 mil pesos, según la Procuraduría General de la República, podían costear propiedades y autos lujosos, en lo que se presumía como enriquecimiento ilícito.

Por ello, en junio de ese año fueron denunciados ante PGR para iniciar la averiguación previa número PGR/SIEDO/ UEITMIO/017/07.

Fueron detenidos apenas un par de meses después, el 13 de agosto de 2007, tras una serie de cateos en otros cuatro domicilios en los que les aseguraron cinco vehículos que alcanzaban un valor de hasta 2 millones de pesos, así como joyas, siete armas de fuego y diferentes documentos relacionados a registros de migración, visas y pasaportes.

A ello se dedicaban -además de vender protección por cerca de 400 mil pesos mensuales a grupos extranjeros-, pues Óscar y América traficaban con migrantes en el estado a través de maquiladoras, centros nocturnos y sexoservicio.

Tras la rifa se determinó que el dueño del boleto 0168530, vendido en la CDMX, era el nuevo propietario de esta finca que ha estado en el ‘naufragio’ desde hace casi 14 años.