Celaya

Las ‘buenas samaritanas’: alimentan a decenas de afectados por pandemia

Luz Zárate

Celaya.- La pandemia por Covid-19 ha dejado sin empleo y sin ingresos a muchos, de tal manera que ni siquiera tienen dinero para comer. Es por ello que en algunas iglesias, como la Catedral, le brindan de comer diariamente a 60 personas.

Adultos mayores, desempleados, indigentes, madres solteras, migrantes, personas pobres, enfermos, trabajadores que les bajaron el salario a raíz de la contingencia y que ya no les alcanza para los gastos familiares son los que diariamente se acercan al atrio de la Catedral para “esperar un taco”.

Es justo afuera del templo, en la Calzada Independencia donde las personas se forman y esperan su turno para recibir sus alimentos, que constan de: sopa del día, un guisado, agua de sabor, tortillas y —si alcanzó el dinero o las donaciones— hasta un postre.

“Primero Dios”

Fotos: Martín Rodríguez

Antes de recibir su paquete de comida, unas 60 personas agradecen por un día más de vida y oran por quienes han perdido la vida por el coronavirus.

Es a las 14:00 horas en punto, cuando María de la Luz Moya sale y les pide a las personas que la acompañen con una oración para aquellos que perdieron la batalla frente al Covid-19, pero también hace énfasis en agradecer por la vida y pedir bendiciones para aquellos que donan los alimentos con los que ella y Lilia Maldonado preparan la comida, así como para todos los que apoyan en la labor altruista.

“Es ahora cuando se necesita el apoyo, es ahora cuando se necesita la ayuda para quienes menos tienen. Son muchas las personas que vienen a pedir que se les apoye. Nosotras qué más quisiéramos que ayudarlos en todas sus necesidades, pero aportamos con nuestro granito de arena. Este proyecto lo impulsó el padre José Guadalupe, nos coordina Don Juan y nos apoya mucho el padre de aquí de Catedral, el señor cura Gilberto Rico. Es una labor de varios: nosotras cocinamos y venimos a darles la comida, pero están también quienes donan los alimentos”, dijo María de la Luz.

Lilia Maldonado vive en la comunidad de Santa María del Refugio y aunque tiene que trasladarse en el transporte público durante más de una hora para llegar a la Catedral a preparar la comida, ella se siente feliz por apoyar a las personas.

Cuenta que ha visto decenas de historias de personas que se les ha complicado la vida a raíz de que surgió la pandemia. Con tristeza relata que los pobres ahora son más pobres y los enfermos luchan por mantenerse con vida, pero ha aprendido de todos ellos a vivir con fe y agradecimiento por estar vivos.

Agradecen donaciones

Fotos: Martín Rodríguez

En la Catedral se entrega comida de manera gratuita los lunes, martes y jueves a las 14:00 horas, aún no se abren más días, pues depende de que haya más donaciones y más personas que apoyen en esta labor de apoyo para quienes más lo necesitan.

La iniciativa surgió luego de ver que muchos se han quedado sin trabajo o simplemente que no tienen recursos para llevar de comer a su familia, por lo que se instauró lo que denominaron “Iglesia Samaritana” y que apoyan diferentes templos de la ciudad.

“Surge por la pandemia que estamos pasando. Las parroquias quieren apoyar y habemos quienes también queremos aportar a la gente de bajos recursos, a las personas que se quedaron sin trabajo y es momento de que surja la solidaridad para todos, apoyarnos unos a otros y hacer mucha oración, en Dios que es el único que nos puede ayudar a salir de esto”, dijo Lilia.

ndr

Otras noticias