Cuca Domínguez

Salamanca.- En el marco del Día Internacional de las Trabajadoras del Hogar, Clara Rodríguez Mares, representante de este sector en Salamanca, dijo que la situación es triste, deprimente.

Lo anterior porque ahora están desempleadas y algunos apenas trabajan un par de horas debido a la pandemia del Covid-19, además, el programa para afiliarlas al IMSS fue un fracaso.

En tanto, Alejandra Aparicio Arana, representante del Instituto de Capacitación para Trabajadores A-ser Laboral, que apoya capacitándolas en sus derechos y donde se les capacita para profesionalizar su labor, dijo que es necesario que la autoridades vuelvan visible esta actividad.

Rodríguez Mares, dijo que este sector ha sido afectado y no se ha recuperado, “desde la pandemia muchas fueron despedidas, se estima que un 90% y de éstas muy pocas han podido recuperar su trabajo. Tan solo en el caso de la afiliación al IMSS, este programa fue un fracaso, las empleadoras dijeron que no podían cumplir porque no son empresas, que son amas de casa; por ello creemos que los legisladores deben revisar de qué forma se cumple con este derecho constitucional”.

Agregó que luego con la llegada de la pandemia, las empleadoras las mandaron a sus casas con el pretexto para que se cuidaran, pero se fueron sin salario, “sin liquidación, sin nada; solo algunas muy pocas recibieron un pago económico; a la fecha la mayoría no ha recuperado su empleo ahora las ocupan de manera ocasional, seguramente para que no generen derechos”, precisó.

Falta mucho por hacer

Por su parte, Alejandra Aparicio Arana, representante del Instituto de Capacitación para Trabajadores A-ser Laboral, destacó que Ley Federal del Trabajo cobija esta figura de personas Trabajadoras del Hogar, pero aún falta mucho por hacer porque el gobierno no tiene capacidad para supervisar que los empleados cumplan con las prestaciones a las que tienen derechos.

Porque además, muchos empleadores desconocen que estas trabajadoras tienen derechos como son vacaciones, aguinaldo y un salario mínimo que se considera precario, porque con 154 pesos, no alcanza.

Por ello este instituto les capacita para desarrollar habilidades, para que más adelante puedan trabajar en hoteles como camaristas o en restaurantes de cocineras, incluso.

Aparicio Arana destacó que de los 2.4 millones de personas que se estiman con trabajadoras del hogar, apenas un 2% está afiliada al IMSS, lo que no es significativo y ese cifras será mucho menor por la pandemia y que muchas han perdido su empleo y ahora están realizando ventas de productos o de alimentos.

EZM